Comparte este artículo:

Cuando alguien piensa en valorar una empresa lo normal es asumir que, si se trata de mi empresa, es porque quiero venderla o, si se trata de otra, es porque quiero comprarla. Se da cualquiera de estas dos situaciones y pensamos que es entonces únicamente cuando es útil esta valoración de empresas. Un valor que normalmente no va a coincidir con el precio al que se cierre la transacción.

Hay que recordar que, mientras que el valor es un concepto subjetivo que dependerá de “los ojos” de quien mire la empresa en base a los argumentos que considere, el precio es al final en lo que se cierre el acuerdo.

Pero, ¿es únicamente útil la valoración de empresas cuando se busca una compraventa?
La respuesta es NO. Rotundamente. Hay muchas ocasiones en las que me interesa valorar mi empresa. Y no nos referimos solamente a las empresas grandes que están en Bolsa, sino a Pymes. Un Pyme puede estar interesada en valorar su empresa entre otras razones para:

– Ampliaciones de capital. En estos casos conviene justificar el valor de las nuevas acciones a emitir con una valoración de la empresa.

– Fusiones y/o escisiones. Una valoración de mi empresa puede ayudar a la conveniencia o no de tomar una decisión que puede marcar el futuro de la misma de forma crucial.

– Para financiadores. Nuestra entidad financiera u organismo similar puede solicitarnos una valoración de la empresa para concedernos financiación.

– Herencias. Un informe de valoración ayudará a la hora de repartir los bienes objeto de la herencia de manera igualitaria.

Lea también:  Sarlaft: Una herramienta para la gestión del riesgo

– Motivos fiscales. Cuando ha habido alguna operación en la que participaciones de una empresa han cambiado de titulares y la DIAN nos pide justificar los valores declarados con un informe de valoración se pueden acreditar los importes.

– Liquidación. Habrá que valorar la empresa para saldar deudas correctamente y repartir lo que quede, en su caso.

– Para SABER. Si cada cierto tiempo se acomete un informe de valoración, el órgano de administración de la misma sabrá en todo momento dónde se encuentra, si está creando valor o no y hacia dónde se dirige. Y el conocer tu empresa es fundamental para dirigirla correctamente.

Dependiendo del motivo por el que se requiera el informe de valoración de empresas, se utilizará un método de valoración u otro.

Hay multitud, siendo los más importantes los basados en balance y los basados en previsiones de generación de flujos, métodos financieros. Unos pueden ser tan válidos como otros, mientras estén justificados correctamente y dar como resultado valores diferentes. Será importante definir bien las premisas de las que se parte. Además, estas premisas deben ser realistas para luego poder justificar la valoración obtenida.

Basado en: https://murciaeconomia.com

Comparte este artículo:

Y usted, ¿Qué opina? Déjanos tu comentario:

1
Hola, somos BKF INTERNATIONAL.
¿Tienes alguna pregunta? Escríbenos

(Haz clic en el botón verde)
Powered by