Comparte este artículo:

Muchas personas que padecen el síndrome de abstinencia del ejecutivo, son incapaces de tomar vacaciones o días de descanso sin dejar a un lado la oficina. Esto se ve reflejado tanto en hombres como mujeres en todos los cargos de las empresas, que son adictos al trabajo y no pueden parar.

Este síndrome aparece en los días de descanso como los fines de semana y en las vacaciones, cuando aumenta la ansiedad por el trabajo. Las personas que padecen de este trastorno, son aquellas que no se desconectan de su trabajo ningún día del año, incluso no se dan cuenta que, en su vida familiar y social, solamente hablan de trabajo.

Cuando hablamos del síndrome de abstinencia del ejecutivo, hablamos de que el cuerpo necesita todos los días una dosis laboral. Las personas con este síndrome son incapaces de apagar el celular y de no responder a las llamadas de su oficina. Leen y responden correos todo el día, son incapaces de disfrutar sus vacaciones, aún si están en otro país, porque sienten las necesidad de estar conectados con la empresa. Incluso los fines de semana adelantan trabajo, sin tener la necesidad de hacerlo, convirtiendo los medios electrónicos en una extensión de la oficina en la casa.

El perfil de estas personas también está asociado con aquellas que son ambiciosas, que tienen un alto grado de superación, que son trabajadoras, controladoras, perfeccionistas, que evitan salir de vacaciones, que los fines de semana no logran descansar y en todo momento están pensando en el trabajo.

Las personas que no pueden vivir sin desconectarse de su trabajo deben tener mucho cuidado, porque el estrés en el que viven constantemente puede desencadenar problemas de salud como depresión, alopecia, hipertensión, problemas gastrointestinales, dermatitis, entre otros.

Lea también:  Claves para calmar la adicción a la tecnología

Se recomienda a las personas que padecen del síndrome de abstinencia del ejecutivo, relajarse, tomar sus vacaciones completas e intentar poco a poco apagar el celular en los ratos libres, hacer un poco de ejercicio, comer saludable y consultar a un especialista.

Si usted se ha identificado con este artículo y está pensando en tomar un merecido descanso, procure llevar un libro o realizar un itinerario de tal manera que no tenga tiempo para ver su celular, ni pensar en la oficina.

Por otro lado, las empresas también deberían tomar conciencia sobre este síndrome e identificar claramente a quienes lo padecen dentro de la compañía, para que puedan ayudarlos a descansar, con el objetivo de que la persona mejore su productividad y evite graves enfermedades laborales.

Comparte este artículo:

Y usted, ¿Qué opina? Déjanos tu comentario:

Hablemos