Comparte este artículo:

Según las nuevas versiones de los artículos 1.2.1.5.1.1 hasta 1.2.1.5.1.18, 1.2.1.5.2.1 hasta 1.2.1.5.2.18, y 1.2.1.5.4.1 hasta 1.2.1.5.4.14 del DUT 1625 de 2016, las siguientes serían las reglas de juego más importantes para las diferentes entidades que pretendan pertenecer a RTE (Régimen Tributario Especial):

1. Caso de las asociaciones, corporaciones y fundaciones sin ánimo de lucro que:

  • A diciembre 31 de 2016 pertenecían al régimen tributario especial.
  • Hasta 2016 eran no contribuyentes, pero se convirtieron en contribuyentes del impuesto de renta.

Pudieron continuar en el RTE solo si cumplieron con el proceso de solicitud de permanencia (ver parágrafo transitorio 1 del artículo 19 del ET,
los artículos 356-2 y 364-5 del ET, y el parágrafo 2 del artículo 1.2.1.5.1.2 del DUT 1625 de 2016); dicha solicitud sólo podía realizarse entre el 7 y 21 de mayo de 2018 (ver caso n.º 1 del anexo).

Lo mismo aplicó para las siguientes entidades que, hasta el año gravable 2016 eran no contribuyentes del impuesto de renta, pero pasaron a
convertirse en contribuyentes de este (ver las versiones de los artículos 22 y 23 del ET, antes y después de ser modificados con la Ley 1819 de 2016; el parágrafo transitorio 2 del artículo 19 del ET, y el parágrafo 2 del artículo 1.2.1.5.1.2 del DUT 1625 de 2016):

a. Las instituciones de educación superior aprobadas por el Instituto Colombiano para la Evaluación de la Educación –Icfes–, que sean
entidades sin ánimo de lucro.
b. Los hospitales constituidos como personas jurídicas sin ánimo de lucro.
c. Las ligas de consumidores.

Recordemos que la Dian puede tomarse hasta el 31 de octubre de 2018 para proferir el acto con el cual se pueda negar la permanencia al régimen especial y se reclasifique al régimen ordinario a partir del año gravable 2018 (ver parágrafo transitorio del artículo 356-2 del ET y el artículo 1.2.1.5.1.12 del DUT 1625 de 2016). Sin embargo, si la Dian no profiere ningún acto, se entenderá aceptada su permanencia en el RTE y, de allí en adelante, sólo les corresponderá la tarea de efectuar los dos tipos de actualizaciones anuales especiales que mencionan los artículos 1.2.1.5.1.9 y 1.2.1.5.1.13 del DUT 1625 de 2016, que se mencionan a continuación:

  • La primera, consiste en actualizar, dentro los tres primeros meses siguientes a la finalización de cada año fiscal, una parte de la información que se suministró cuando se hizo el registro web (ver el inciso tercero del artículo 364-5 del ET; ver página 40).
  • La segunda, mencionada en el artículo 356-3 del ET, consiste en actualizar su calificación como contribuyente del régimen especial con la presentación de su declaración anual de renta (iniciando con la declaración del año gravable 2017), en la cual existirá una casilla para que la entidad que lo desee pueda marcar su retiro voluntario del RTE, con el fin de pasar al régimen ordinario a partir del año gravable siguiente a aquel al que corresponde la declaración presentada (ver artículo 1.2.1.5.1.13 del DUT 1625 de 2016). Además, y de acuerdo con el artículo 1.2.1.5.1.19 del DUT 1625 de 2016, si no marcan su retiro voluntario del régimen especial usando la casilla respectiva en la declaración de renta, podrán retirarse en cualquier otro momento del año, mediante la actualización directa de su respectivo RUT.

Por otro lado, quienes no cumplan con las actualizaciones comentadas, e igualmente aquellos a los que les aplique alguna de las condiciones especiales mencionadas en los artículos 1.2.1.5.1.41 hasta 1.2.1.5.1.44 del DUT 1625 de 2016 (es decir, que se les compruebe que efectúan distribuciones indirectas de sus excedentes entre los fundadores y administradores, o sus familiares o empresas vinculadas, o que incurren en actos que se consideran como abuso del RTE en los términos de los artículos 364-1 y 364-2 del ET), serán excluidos del régimen en mención y no podrán solicitar su readmisión a este durante, por lo menos, 3 años. Sin embargo, aquellos que renuncien voluntariamente al RTE, o aquellos que no alcanzaron a efectuar oportunamente el proceso de solicitud de permanencia comentado, podrán solicitar su readmisión en cualquier momento (ver el artículo 1.2.1.5.1.46 del DUT 1625 de 2016).

Por otra parte, en relación con la forma en la que determinarán sus patrimonios y excedentes fiscales mientras pertenezcan al RTE, la forma en que sus ingresos quedarían sometidos a retenciones o autorretenciones en la fuente, o la forma en que les aplicarían otros aspectos propios del impuesto de renta, estas entidades deben tener en cuenta lo siguiente:

  1. Al momento de determinar su patrimonio fiscal, deberán tener en cuenta las normas fiscales de los artículos 261 a 287 del ET y, adicionalmente, lo establecido en el artículo 1.2.1.5.1.23 del DUT 1625 de 2016, en el cual se menciona, entre otras cosas, lo que debieron tener en cuenta para calcular el patrimonio fiscal a enero 1 de 2017. Así, por ejemplo, se les indica que los activos que en el pasado habían sido restados como egreso en sus declaraciones de renta, no pudieron ser incorporados al patrimonio fiscal de enero 1 de 2017.
  2. En el momento de determinar su excedente o pérdida fiscal, deberán efectuar una única depuración en la que se tomarán todos los ingresos y/o gastos contables que se hayan devengado conforme a los nuevos marcos normativos, pero aplicarán las limitaciones y excepciones mencionadas en normas especiales del Estatuto Tributario, como son los artículos 28, 58 y 105 del mismo estatuto, en los cuales se establece que ciertas partidas de los ingresos, costos y gastos solo tienen efecto contable pero no fiscal.En todo caso, y si la entidad ha obtenido ingresos por ejecutar obras públicas, dichos ingresos, junto con sus respectivos costos y deducciones, se deberán depurar de forma independiente, pues, a la utilidad obtenida con dichas actividades se les aplicará la tarifa general de las sociedades (ver inciso tercero del artículo 358 del ET, el parágrafo 3 del artículo 1.2.1.5.1.24 y el numeral 1 del artículo 1.2.1.5.1.36 del DUT 1625 de 2016). Además, de acuerdo con lo indicado en el parágrafo 2 del artículo 125-2 del ET, y el artículo 1.2.1.5.1.20 del DUT 1625 de 2016, las donaciones percibidas y que tengan una destinación especial, se registrarán, en primer lugar, en el patrimonio, pero, luego, cuando se cumpla la destinación especial, se registrarán en el ingreso.Adicionalmente, entre los egresos se podrán incluir las inversiones mencionadas en el artículo 357 del ET y en el artículo 1.2.1.5.1.22 del DUT 1625 de 2016, que busquen el fortalecimiento del patrimonio, pero que no sean susceptibles de amortización ni depreciación, que tengan duración superior a 1 año y que generen rendimientos. Esto es algo diferente a lo que sucedía hasta el año gravable 2016, cuando, entre las inversiones que formaban un egreso deducible, se incluían, por ejemplo, las adquisiciones de activos fijos depreciables. Por tanto, entre las inversiones que se aceptarían como un egreso fiscal, pero no contable, figurarían, por mencionar algunas, las adquisiciones de CDT, acciones o cuotas en sociedades, etc.

    Por otra parte, en relación con los egresos por remuneración de quienes ocupan cargos directivos y gerenciales, se deberán tener en cuenta las normas de los artículos 1.2.1.5.4.13, los cuales indican que los cargos directivos y gerenciales son aquellos que ocupan el mayor rango de la estructura administrativa de la entidad; en dicho artículo se mencionan, como ejemplo de dichos cargos, los representantes legales, administradores, gerentes, presidentes y vicepresidentes. De igual manera, deberán tenerse en cuenta los artículos 1.2.1.5.1.37 del DUT 1625 de 2016, donde se establece que, si los ingresos brutos de los cargos directivos y gerenciales superan las 3.500 UVT (equivalentes a $111.507.000 y $116.046.000 por los años 2017 y 2018 respectivamente, dicha remuneración no podrá exceder el 30 % de los egresos fiscales totales del ejercicio; ver artículo 356-1 del ET).

  3. En el momento de determinar el excedente o pérdida fiscal, también deberán tener en cuenta lo establecido en el artículo 1.2.1.5.1.24 del DUT 1625 de 2016, que indica que se tomarán todos los ingresos brutos fiscales (incluidos los ingresos que fiscalmente hubiesen tenido tratamiento de ingreso no gravado, pero sin incluir los ingresos por ejecución de obras públicas) y se les restarán los egresos fiscales (por tanto, se entiende que no se les permite restar los ingresos no gravados fiscalmente, como, por ejemplo, los dividendos recibidos de una sociedad comercial; algo que sí sucedía hasta el año gravable 2016).Luego, al subtotal hasta allí obtenido, se restará el valor de las nuevas inversiones mencionadas, que se hayan efectuado durante el respectivo año fiscal, las cuales no pueden exceder el subtotal formado por los ingresos menos los egresos (límite novedoso, pues no se aplicaba en las declaraciones de los años gravables 2016 y anteriores). Posteriormente, se sumará el valor de las inversiones restadas en años anteriores, pero que se hayan recaudado o liquidado (convertido en dinero) durante el respectivo año fiscal (algo también novedoso, pues no se aplicaba en las declaraciones de los años gravables 2016 y anteriores). Si con esta operación se obtiene un excedente fiscal y no existen pérdidas fiscales de años anteriores para ser compensadas (lo cual se permite solo a las entidades que a diciembre de 2016 pertenecían al régimen especial, pero no a aquellas que hasta el año en mención eran no contribuyentes y se convirtieron en contribuyentes del régimen especial; ver artículo 1.2.1.5.1.26 del DUT 1625 de 2016), o si después de compensar pérdidas se obtiene excedente fiscal, este último podrá restarse como exento, cumpliendo con su reinversión dentro del objeto social en los términos del artículo 358 del ET y del artículo 1.2.1.5.1.27 del DUT 1625 de 2016. Al respecto, en la redacción de la norma del artículo 1.2.1.5.1.27 del mismo decreto no se hizo la precisión sobre cuál es el excedente que se debe reinvertir, algo que era claro en años anteriores cuando se indicaba que el excedente en mención era el excedente contable después de impuestos y no el excedente fiscal
    que se haya restado como exento (el cual perfectamente podía ser mayor al excedente contable después de impuestos).Sin embargo, y si se tiene en cuenta lo establecido en el considerando número 30 que aparece en la parte final de la página 6 del decreto, se puede argumentar que el excedente que se deberá reinvertir sería el fiscal restado como exento, toda vez que el excedente contable después de impuestos puede estar afectado con partidas propias de las normas contables internacionales (como las revaluaciones de propiedad, planta y equipo), las cuales no se han convertido en dinero en efectivo y, por tanto, dificultaría a una entidad del régimen especial reinvertir un excedente contable de esas características. En todo caso, si el excedente fiscal restado como exento y que se debe reinvertir, llega a sobrepasar el excedente
    contable después de impuestos, se entendería que lo máximo que deben reinvertir sería hasta el mismo valor del excedente contable.
  4. Al excedente fiscal gravado se le sumará la renta por comparación patrimonial que se calcule en los términos del artículo 358-1 del ET y el artículo 1.2.1.5.1.25 del DUT 1625 de 2016, y a dicho valor se le aplicará la tarifa del 20 % (ver artículo 1.2.1.5.1.36 del DUT 1625 de 2016). Además, se entiende que el excedente o pérdida fiscal que se obtenga al mismo tiempo por la ejecución de obras públicas no se puede fusionar en un solo total con el excedente gravado o pérdida fiscal que arrojen las actividades ordinarias de la entidad. Dicho esto, si la ejecución de obras públicas arroja utilidad fiscal, dicha utilidad siempre tributará a la tarifa general de las sociedades comerciales, más la sobretasa en los años gravables 2017 y 2018. Además, no será necesario que la utilidad sea reinvertida en los objetos sociales de la entidad. Por su parte, si la ejecución de obras públicas arroja pérdida, no se podría fusionar con los excedentes fiscales gravados que obtenidos de las otras actividades de la entidad, pero sí podría ser compensada en el futuro.
  5. De acuerdo con el artículo 1.2.1.5.1.48 del DUT 1625 de 2016, los ingresos que obtengan estas entidades, mientras pertenezcan al RTE, y que se relacionen con las actividades meritorias de su objeto social (por ejemplo, recibir donaciones, o efectuar ventas de bienes o servicios que les permitan conseguir recursos para sus obras sociales, etc.), no serán objeto de ningún tipo de retención ni autorretención en la fuente, siempre y cuando demuestren que pertenecen a dicho régimen a través de la presentación de una copia del RUT al agente retenedor. Por tanto, si reciben otros ingresos diferentes, no relacionados con las actividades meritorias de su objeto social (como, por ejemplo, indemnizaciones, o venta de activos fijos), los mismos quedarían sujetos a retención en la fuente. Hasta el año 2016, solo sus ingresos por actividades industriales y de mercadeo, y por rendimientos financieros, eran los sujetos a retención en la fuente.Además, pese a que el artículo 19-1 del ET indica que una vez obtengan ingresos por intereses y rendimientos financieros deben efectuarse retenciones en la fuente; el artículo 3 del Decreto 2150 de diciembre de 2017 adicionó el artículo 1.2.4.2.88 al DUT 1625 de 2016, indicando que esa retención sobre rendimientos financieros a las entidades del régimen especial se calculará con tarifa del 0 %. Así mismo, cuando perciban ingresos por ejecución de obras públicas, el artículo 1.2.1.5.1.48 del DUT 1625 de 2016 establece que la retención en la fuente se practicará con la misma tarifa general del impuesto de renta, es decir, con el 34 % en el 2017 y el 33 % en los años 2018 y siguientes. Al respecto, mientras se expedía el Decreto 2150 de 2017, se entiende que dichos ingresos fueron sometidos a retención en la fuente con la tarifa general para compras o servicios (2,5 % o 6 %). Así mismo, si durante 2018 y siguientes se les practica una retención del 33 % sobre los ingresos obtenidos por ejecución de obras públicas, es fácil prever que se les podría formar un saldo a favor en su declaración de renta.
  6. Por último, los artículos 1.2.1.5.4.7 hasta 1.2.1.5.4.9 establecen que, mientras pertenezcan al RTE, todas estas entidades no calcularán renta presuntiva ni anticipo al impuesto de renta, así como tampoco contarán con la exoneración de aportes parafiscales al Sena, ICBF y EPS, mencionada en el artículo 114-1 del ET (razón por la cual tampoco deben responder por la autorretención especial a título de renta del Decreto 2201 de diciembre de 2016). En todo caso, en cuanto al cálculo del anticipo a la sobretasa que se generaría sobre la utilidad fiscal obtenida con la ejecución de obras públicas (utilidad que, como se mencionó, tributa con la tarifa general de las sociedades comerciales), entendemos que quedarían obligadas a calcular dicho anticipo.

2. Caso de las asociaciones, corporaciones y fundaciones sin ánimo de lucro y otras entidades (como entidades de educación superior sin ánimo de lucro aprobadas por el Icfes, los hospitales y las ligas de consumidores) que:

  • Fueron creadas entre enero 1 y diciembre 31 de 2017.

A razón de que el Gobierno había tardado en expedir el respectivo decreto reglamentario sobre los cambios que la Ley 1819 de 2016 introdujo al tema del impuesto de renta bajo el RTE, todas estas entidades quedaron inscritas en el RUT bajo el régimen ordinario (responsabilidad 05).

En vista de lo anterior, y de acuerdo con lo indicado en el parágrafo transitorio 1 del artículo 1.2.1.5.1.7 del DUT 1625 de 2016, si estas entidades pretendían ser aceptadas como pertenecientes al RTE desde el mismo año gravable 2017, debieron actualizar de forma virtual o presencial su respectivo RUT, reemplazando la responsabilidad 05 (régimen ordinario) por la responsabilidad 04 (régimen especial), a más tardar el 31 de enero de 2018. De lo contrario, ya no podían solicitar su pertenencia al régimen en mención por el año gravable 2017.

Si al 31 de enero de 2018 no habían efectuado la actualización de su RUT para hacer figurar la responsabilidad 04 (régimen especial), no pudieron solicitar su pertenencia al RTE por el año gravable 2017, y lo único que podrán hacer es realizar el mismo trámite que se exige a las nuevas entidades creadas a partir de enero 1 del año en curso para ser calificadas como pertenecientes al RTE, a partir del año gravable 2018. Dicho trámite está contemplado en los artículos 1.2.1.5.1.3 hasta 1.2.1.5.1.10.

Una vez logren ser aceptadas como pertenecientes al RTE, aplicarían todas las pautas previamente explicadas.

3. Caso de  las asociaciones, corporaciones y fundaciones sin ánimo de lucro y otras entidades (como entidades de educación superior sin ánimo de lucro aprobadas por el Icfes, los hospitales y las ligas de consumidores) que:

  • Han sido creadas a partir de enero 1 de 2018.

De acuerdo con lo indicado en el artículo 19 del ET, cada vez que se constituya una de estas entidades, será registrada en el RUT como perteneciente al régimen ordinario (responsabilidad 05). Sin embargo, en caso de que la entidad desee ser admitida en el RTE, tendrá que agotar los pasos para solicitar y obtener la calificación en dicho régimen. De esta manera, y de acuerdo con lo indicado en los artículos 1.2.1.5.1.3 hasta 1.2.1.5.1.10 del DUT 1625 de 2016, este tipo de entidades tendrán que efectuar el respectivo registro web, en el cual deberán entregar los documentos de los artículos 1.2.1.5.1.3 y 1.2.1.5.1.8 del decreto en mención.

Pasados 5 días desde la entrega de tales documentos, y de acuerdo con lo indicado en el artículo 1.2.1.5.1.5 del mismo decreto, la Dian los pondrá en su página web para que el público en general (población civil) pueda hacer, durante 10 días, los comentarios respectivos. 3 días después del cierre para recibir comentarios, la Dian trasladará dichos comentarios a la entidad interesada en obtener la calificación en el régimen especial, la cual solo tendrá 30 días para dar respuesta a los mismos. Agotados todos los pasos anteriores, y de acuerdo con el artículo 1.2.1.5.1.10 del DUT 1625 de 2016, la Dian se podrá tomar 4 meses para emitir el acto administrativo con el cual se niegue la calificación en el RTE. De no ser emitido dicho acto, se entenderá que la entidad fue admitida en este.

Una vez logren ser aceptadas como pertenecientes al RTE, aplicarían todas las mismas pautas explicadas anteriormente.

4. Caso de las cooperativas y demás entidades asimiladas a cooperativas

De acuerdo con lo contemplado en el artículo 19-4 del ET, y en los artículos 1.2.1.5.2.1 hasta 1.2.1.5.2.18, y 1.2.1.5.4.1 hasta 1.2.1.5.4.14 del DUT 1625 de 2016, este tipo de entidades siempre pertenecerán al RTE, excepto cuando sean excluidas del mismo por las causales indicadas a continuación (ver artículo 1.2.1.5.2.13 del Decreto 1625 de 2016):

a. La retribución a las personas que ocupan cargos directivos o gerenciales supera el 30 % del gasto total anual. Esta causal solo aplica a las cooperativas y demás entidades asimiladas a éstas, cuando tengan ingresos brutos anuales inferiores a 3.500 UVT.

b. Cuando este tipo de entidades defraudan las disposiciones normativas tributarias que las regulan (ver artículo 364-1 del ET). El artículo 1.2.1.5.2.13 del DUT 1625 de 2016 establece que se configura dicho defraude cuando se presentan las siguientes situaciones:

  • Se omiten activos o se incluyen pasivos inexistentes.
  • Mediante datos falsos o modificados de forma artificial, se origina un beneficio neto o excedente menor al real.
  • Se realizan compras a proveedores ficticios o insolventes.

c. Cuando realizan un negocio diferente (ver artículo 364-1 del ET). El artículo 1.2.1.5.2.13 del DUT 1625 de 2016 dispone que un contribuyente encubre un negocio jurídico cuando la Dian logra demostrar tal situación.

d. Cuando existe ausencia de negocio jurídico (ver artículo 364-1 del ET). Esta causal se presenta cuando la Dian logra demostrar tal situación.

e. Se incumplen las restricciones contempladas en la normatividad cooperativa vigente. El artículo 1.2.1.5.2.13 del DUT 1625 de 2016 hace especial énfasis en lo dispuesto en el artículo 6 de la Ley 79 de 1988, y en el artículo 13 de la Ley 454 de 1998.

f. Se presenta alguna de las causales del parágrafo 3 del artículo 364-3 del ET:

  • Incumplir las obligaciones que le impone la norma.
  • Destinar el excedente de una forma distinta a la que contempla la norma.
  • No presentar oportunamente la declaración de renta en tres ocasiones, durante un período de diez años gravables.

Cuando estas entidades sean excluidas del régimen especial, pertenecerían entonces al régimen ordinario y tributarían con las tarifas generales de las sociedades.

En vista de que este tipo de entidades inician perteneciendo de forma automática al régimen especial, estas no deben efectuar los procesos de solicitud de permanencia o de calificación en el RTE, como se explicó anteriormente para las otras entidades (ver caso n.º 4 del anexo). Sin embargo, de acuerdo con el parágrafo 7 del artículo 364-5 del ET, deberán efectuar el registro web, pero con las aclaraciones especiales que se mencionan en el artículo 1.2.1.5.2.2 del DUT 1625 de 2016, y luego deberán actualizar anualmente, dentro de los primeros tres meses siguientes a la finalización de cada año fiscal, una parte de la información de dicho registro web. A continuación, destacamos las aclaraciones especiales que se señalan en el artículo antes indicado:

  • En el registro se debe realizar una descripción de la actividad meritoria.
  • Es necesario especificar el monto y el destino de reinversión del beneficio.
  • Presentar un informe de gestión anual, en el que se muestren datos relacionados con los proyectos que se encuentran tanto en curso como finalizados, además de poner en conocimiento el valor de los ingresos, los contratos que se han realizado, los subsidios y aportes que ha recibido la entidad, y las metas que esta ha cumplido en pro de la comunidad.

El artículo 1.2.1.5.2.2 del DUT 1625 de 2016 también aclara que estas entidades no se encuentran obligadas a especificar el monto y destino de las asignaciones permanentes (ver página 31). En comparación con las reglas de juego que aplican a otras entidades del RTE (las mencionadas en el artículo 19 del ET), las cooperativas, siempre que pertenezcan al régimen en mención, tendrían las siguientes características especiales:

  • No se les exige presentar anualmente la memoria económica, la cual es solicitada a las entidades del artículo 19 del ET cuando obtengan ingresos brutos anuales superiores a 160.000 UVT.
  • De acuerdo con el artículo
    1.2.1.5.2.5 del DUT 1625 de 2016, sus activos y pasivos fiscales se declararán por los mismos valores contables que se obtengan con la aplicación de los respectivos marcos normativos contables.
  • De acuerdo con el artículo 1.2.1.5.2.7 del DUT 1625 de 2016, su excedente contable obtenido con la aplicación de los marcos normativos contables, será igual a su excedente fiscal, excepto por el hecho de que al momento de restar sus costos y gastos deberá tener en cuenta las restricciones de los artículos 87-1 (no son deducibles los pagos laborales que no se hayan sometido a retención en la fuente), 107 (son deducibles los gastos que tengan relación de causalidad, necesidad y proporcionalidad con el ingreso), 107-1 (establece, entre otros aspectos, que los gastos por atenciones a clientes, proveedores y empleados –como, por ejemplo, los regalos, cortesías, fiestas, reuniones y festejos– pueden deducirse, siempre y cuando hagan parte del giro ordinario del negocio y estén debidamente soportados; no obstante, el valor a deducir no puede superar el 1 % de los ingresos fiscales netos y efectivamente realizados) 108 (para deducir salarios se deben haber pagado los valores correspondientes a los aportes a seguridad social y aportes parafiscales), 177-1 (no se pueden imputar costos y gastos a ingresos no gravados), 177-2 (señala los pagos que no se aceptan como costo o gasto; así, por ejemplo, se rechazan los pagos sobre los cuales no se exigió el RUT a los responsables del régimen simplificado del IVA y del INC), 771-2 (los costos y gastos deben soportarse en facturas o documentos equivalentes) y 771-3 del ET (en las importaciones se deben cumplir los procesos aduaneros, de lo contrario, el valor de los bienes no podrán ser tratados como costo o deducción).
  • No están sujetos al cálculo de la renta líquida por comparación patrimonial (ver artículo 1.2.1.5.2.6 del DUT 1625 de 2016).
  • A partir de 2017 y siguientes, su excedente fiscal no se podrá restar como exento, pero tributará con las tarifas especiales del 10 % en el 2017, 15 % en el 2018, y 20 % en el 2019 y siguientes. Además, de acuerdo con lo indicado en el artículo 1.2.1.5.2.10 del DUT 1625 de 2016, deberán tomar, adicionalmente, unos porcentajes solo de sus excedentes contables de los años 2017 y 2018, y destinarlos a financiar cupos en universidades públicas.
  • No pueden renunciar a pertenecer al RTE. Además, cuando sea la Dian quien los excluya de dicho régimen y los haga pertenecer al régimen ordinario, tendrán que pasar 3 años antes de poder presentar su solicitud de readmisión al RTE (ver artículo 1.2.1.5.2.15 del DUT 1625 de 2016).
  • Al igual que las entidades del artículo 19 del ET, las entidades cooperativas del artículo 19-4 del mismo estatuto, mientras pertenezcan al régimen especial, no tienen que calcular renta presuntiva, ni anticipos al impuesto de renta, así como tampoco pueden utilizar la exoneración de aportes al Sena, ICBF y EPS del artículo 114-1 del ET (ver artículos 1.2.1.5.4.7 hasta 1.2.1.5.4.9 del DUT 1625 de 2016). Además, y según el artículo 1.2.1.5.2.18 del DUT 1625 de 2016, solo estarán sujetas a retención por concepto de rendimientos financieros con las tarifas tradicionales.

Fuente: Actualicese.com

Comparte este artículo:
Lea también:  ESAL | Requisitos para solicitar descuento tributario por donaciones

Y usted, ¿Qué opina? Déjanos tu comentario:

Hablemos