Comparte este artículo:

De acuerdo a proyecciones de ANIF, la economía este año crecería en un 3%.

A pesar de que 2020 comenzó con un escenario de recuperación económica para Colombia, dos sucesos los últimos días han afectado de manera importante los escenarios de este y los próximos años de acuerdo con el informe semanal de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif).

Se trata del brote y propagación mundial del coronavirus (con 113.500 casos confirmados y 4.000 muertes en 112 países según la Organización Mundial de la Salud con corte a marzo 9), que ya deja afectaciones profundas en la economía nacional por la caída en la demanda internacional de bienes primarios como los que produce Colombia. También por la volatilidad de los precios del petróleo (cayeron 25 % la última semana) como consecuencia de una falta de acuerdo frente a la producción de los países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) y Rusia a pesar de la caída en la demanda de crudo que sobrevino con el coronavirus.

Respecto al primero, Anif señaló que «los efectos del coronavirus ya se venían observando debido a la caída en los ingresos fiscales, dada la disminución de los precios internacionales del petróleo y a que el turismo, tanto de pasajeros como de reuniones, estaba empezando a tener reducciones importantes».

En relación al segundo, dijo que es posible que los precios promedio del petróleo sean de US$50 barril, para el caso del brent en 2020 (-20 % anual frente a US$64 en 2019), y una TRM promedio de $3.527 por dólar. «Bajo este nuevo escenario se tendrían efectos adversos en la economía colombiana en los siguientes aspectos: (i) crecimiento económico y PIB per cápita, con un efecto de “empobrecimiento” relativo; (ii) inflación, con potenciales rebrotes por las presiones de pass-through cambiario; (iii) sector externo, con un mayor déficit en la cuenta corriente y una mayor deuda externa; y (iv) fiscales, dados los menores ingresos del Gobierno Central por la vía de menores impuestos, regalías y dividendos de Ecopetrol».

Lea también:  Banco de la República estaría preparando cambios en la manera cómo analiza la inflación

Y no es un fenómeno exclusivo a Colombia. Las perspectivas de los organismos multilaterales, citados por Anif, indican que el PIB mundial caerá como consecuencia del virus: el FMI actualizó su cifra de crecimiento para 2020 a 2,9 % del 3,3 % pronosticado en enero pasado y la OCDE rebajó en 0,5 puntos porcentuales sus proyecciones de crecimiento mundial.

Anif estima que ambos eventos podrían implicar desaceleraciones del crecimiento económico hacia niveles cercanos a 3 % en 2020, por debajo de la previsión inicial del gremio (3,4 %) y de la cifra para 2019 (3,3 %). En consecuencia, el PIB per cápita se ubicaría en US$6.370 en 2020 (frente a los US$6.555 de 2019), «lo que representa un empobrecimiento de todos los colombianos», señala el documento.

Esto implica, según la Asociación, la pérdida de valor de todos los activos y el aumento de los pasivos denominados en dólares, pero, al mismo tiempo, conlleva al aumento del valor de los bienes importados, como automóviles, motos y sus repuestos.

Pero no sería la única consecuencia, en materia de inflación, se esperan menores precios de la gasolina, pero mayores presiones cambiarias por el incremento de los precios de los bienes importados, lo que podría llevar la variable a entre 3,7 % y 3,9 % si la devaluación anual continúa en 7,5 %, lo que implica una variación del IPC cerca del techo del rango meta del Banco de la República en 2020 (el resultado más reciente, para febrero, fue de 3,7 % anual).

«Este nuevo escenario podría presionar al Emisor a realizar una contracción de la política monetaria a través de un aumento de las tasas de interés, no inmediatamente, pero sí durante el segundo semestre del año, lo cual tendría efectos en la demanda agregada del país».

Lea también:  Actualización Régimen Tributario Especial

Otro de los efectos de la devaluación es que la deuda externa se incrementará, con el agravante de tener un déficit en cuenta corriente que ahora se estima entre 5 % y 5,5 % del PIB para 2020, frente al 4.3% de 2019. En cuanto al efecto fiscal, Anif considera que podría haber una caída en los ingresos del orden de 0,5 % del PIB ($5 billones), con lo cual el panorama para 2021 será complejo. El Gobierno Nacional tendrá que hacer un ajuste del gasto (probablemente de la inversión), considerando que hay rubros inflexibles como la educación, la salud y las pensiones, que representan cerca de 15 % del PIB.

Fuente: El Espectador

Comparte este artículo:

Y usted, ¿Qué opina? Déjanos tu comentario:

Abrir chat
1
Hola, somos BKF INTERNATIONAL.
¿Tienes alguna pregunta? Escríbenos

(Haz clic en el botón verde)
Powered by