Comparte este artículo:

El marketing emocional, es una estrategia que busca dejar huella en el cliente y en los prospectos, logrando un vínculo afectivo que transmita emoción, sentimientos, y valores.

Uno de los grandes logros de esta estrategia es despertar, en quien conoce la marca, la necesidad de comprar, y enamorarlo a través de la experiencia con ella.

Su máximo diferenciador es poder crearle la necesidad al cliente y favorecer su impulso de compra, por medio de la identificación con la marca, de la confianza y los sentimientos o emociones que usted y su empresa quieran transmitir.

Lo que se busca con el marketing emocional no es sólo cautivar al cliente, sino generar bienestar, crear vínculos emocionales sólidos y relaciones a largo plazo. Esta publicidad emocional es muy importante a la hora de querer posicionarse en el mercado, ya que usted podrá marcar la diferencia y ser reconocido por esto.

El valor de las emociones es muy importante, ya que gracias a estas se puede llegar al cliente, de la mano del neuromarketing. Cautivar, enamorar, conectar con su cliente, marcará la diferencia a la hora de vender. La percepción y la experiencia deberán enamorar.

Parece difícil pero no lo es, lo importante es tener muy claro el valor y la experiencia que se quiera transmitir. Por ejemplo, algunas empresas optan en su estrategia de Marketing, en dar “helados” como productos promocionales a sus clientes potenciales, sin embargo, aunque el producto con el que van a fidelizar no tiene nada que ver con la empresa, la experiencia de comer un helado será la que atraerá, enamorará y podrá fidelizar, gracias a los sentimientos o experiencias que esta estrategia o producto puede generar en las personas.

Lea también:  Gestión elástica dentro de la empresa

Es decir, que las personas que lo prueben podrían experimentar un buen momento por su sabor o textura, o las cualidades del helado podrían traer algún recuerdo de la vida que lo hará identificar con la marca, adicionalmente, también se podrían transmitir otros conceptos como de frescura e innovación que le da esta estrategia a la marca.

Para aplicar este tipo de estrategias en las empresas, debe primero hacer un estudio de su target y saber qué valores se quieren transmitir, para conocer exactamente con qué tipo de productos o experiencia su empresa podría cautivar.

Así que, si usted está pensando en ser una empresa que se diferencie radicalmente de las demás, el marketing emocional es una herramienta que le ayudará a diferenciarse de las otras marcas, posicionando la suya, creando vínculos, y lo más importante capturando a su cliente potencial.
.
Le invitamos a leer: Expande tu negocio implementando el Neuromarketing

Comparte este artículo:

Y usted, ¿Qué opina? Déjanos tu comentario:

Hablemos