Comparte este artículo:

¿Alguna vez escuchaste ese chiste sobre el Contador Público que murió y fue recibido a las puertas del cielo y le dijeron que tenía 170 años? El Contador respondió: “Debe haber algún error, yo solo tengo 63”. En respuesta, le dijeron: “No vamos por edad cronológica, contamos sus años por la cantidad de horas que ha facturado a sus clientes”.

La profesión del Contador Público se basó en un modelo de negocio simple: cada hora trabajada se le facturaba al cliente y luego se multiplica por una tarifa establecida. Era simple y parecía funcionar relativamente bien para la mayoría de las empresas. Pero luego sucedió algo, los clientes se dieron cuenta repentinamente de que no les importaba cuánto tiempo tomaba realizar una tarea, el pago  que recibían no tenía relación con la cantidad de tiempo que se gastaba en un proyecto. Luego pasaban innumerables horas, después de completar un trabajo y salir la factura, tratando de explicar el costo a los clientes enojados.

El punto de este artículo no es la antigua cuestión de las horas facturables frente a la fijación de precios. El enfoque es el valor que los profesionales brindan a las empresas y cómo se mide ese valor de una manera que no los aleje.

Uno de los principales factores que alejan a los millennials de nuestra industria es el enfoque estancado de las empresas en los objetivos de horas facturables para su gente, que parecen aumentar cada año. Los Millennials se sienten infravalorados y reciben comentarios negativos simplemente basados en esta única métrica, y eso los está alejando.

Una y otra vez, el proceso es el mismo. Los Millennials están haciendo una labor increíble en las empresas, aumentando la eficiencia, agregando valor real a los clientes, y no son reconocidos por ese trabajo excepcional simplemente porque las horas facturables para el trabajo bajaron. Si un miembro de su firma, que trabaja en uno de sus clientes, puede lograr esos resultados positivos pero con menos horas facturables, ¿no es eso bueno? Me atrevo a decir que es algo bueno.

Lea también:  Requisitos para pertenecer al Régimen Tributario Especial

Si bien las horas facturables pueden ser un método fácil para proyectar y presupuestar los ingresos de la empresa para el próximo año y pueden usarse como una métrica inicial para evaluar a nuestra gente, de ninguna manera es la única métrica que debe usarse.

Antes de continuar, mencionemos que el enfoque de nuestras industrias en las horas facturables no ha cambiado mucho en el pasado. De hecho, realmente no ha cambiado en absoluto, por lo que deberíamos detenernos y preguntar ¿por qué de repente se está convirtiendo en un problema?

Cuando observamos este problema, realmente se puede dividir en dos problemas principales:

Si bien el consenso de la mayoría de los socios de una firma de Contadores es que el enfoque en las horas facturables con respecto al personal de una firma nunca ha sido un problema antes, en realidad está mal orientado. Los empleados de la empresa nunca se preocuparon realmente por la métrica de horas facturables, y simplemente fueron silenciados. Casi todos los socios del Baby Boom en el país hoy contarán historias de guerra sobre cuántas horas tuvieron que trabajar en función de las inflexibles demandas de los socios cuando se acercaban. Para aquellos de la generación X, tenían los mismos puntos de vista pero, en su mayor parte, se mantuvieron en silencio.

Para los millennials, esto es visto como una práctica comercial arcaica que carece de cualquier conexión con lo que un empleado contribuye al cliente o la empresa. Es una práctica comercial que no respalda el crecimiento y el éxito de nuestras empresas, y lo que es peor, perjudica activamente a nuestras empresas. Todas las empresas deben cambiar la forma en que evalúan lo que sus empleados contribuyen a la empresa y superar este sistema arcaico.

Lea también:  La revolución del 5G

Nuestro objetivo número uno cuando trabajamos con nuestros clientes, que creo que las tres generaciones pueden estar de acuerdo, debe agregar valor a la relación con el cliente. Agregar valor no es una medida del tiempo y nunca lo será.

Si Walmart puede usar BigData para saber que en ciertas partes del país antes de que ocurra un desastre relacionado con el clima, los dos artículos más vendidos son seis paquetes de Miller Lite y Fresas Pop Tarts, y llevan más inventario a sus tiendas, las firmas de Contadores pueden hacer algo mejor que valorar a su personal únicamente en horas facturables.

Estas son las preguntas que debe hacer para evaluar a su gente y no incluyen las horas facturables:

  • ¿Esta persona agrega valor a los clientes de la empresa?
  • ¿Esta persona agrega valor a la firma?
  • ¿Esta persona apoya la visión de la empresa?

Deje de ahuyentar a los futuros socios del milenio en su empresa, y deje de centrarse únicamente en las horas facturables. Al hacer esto, no sólo retendrá e involucrará a sus Millennials, sino que su empresa realmente tendrá más éxito.

Por Garrett Wagner, Contador Público, empresario y consultor.

Le invitamos a leer: La Contabilidad como una práctica social y moral
Comparte este artículo:

Y usted, ¿Qué opina? Déjanos tu comentario:

Hablemos