Comparte este artículo:

En la medida que las nuevas tecnologías aparecen y se renuevan con rapidez, las organizaciones y compañías tienen el tremendo desafío de adaptarse a estos cambios y surfear la ola… o en su defecto, ser arrasados por ella. Un análisis de Yassef Briceño García, Gerente de Transformación Empresarial de Accenture.

Ejemplos hay de sobra: Blockbuster se rio de los creadores de Netflix cuando estos fueron a ofrecerles el negocio; Kodak nunca pensó que los rollos fotográficos iban a dejar de ser necesarios; Nokia dominó por 14 años el negocio de la telefonía móvil, hasta que se durmió en los laureles. Podríamos seguir mencionando otros casos similares o pronosticar quienes están en riesgo actualmente.

Dos cosas en común que tuvieron todas estas grandes empresas mencionadas fueron: su falta de visión del negocio versus la forma de trabajar; y su imposibilidad de ajustarse a los cambios rápidamente. En el primer caso, la visión viene de la mano de sus líderes y tomadores de decisión, quienes finalmente optan por un camino u otro. Por otro lado la cultura y el ecosistema también dificultan el cambio. Y en el segundo caso, el desconocimiento de cómo realizar estos ajustes de manera rápida y efectiva en organizaciones “con poca cintura” les pasó la cuenta.

Por eso, el concepto “Agilidad Empresarial” es clave para Accenture, pensando que esta cualidad le ayuda a las compañías a ajustarse para responder con efectividad y eficiencia a los cambios generados por el mercado o el entorno e incluso adelantarse a ellos. En esa línea, decidimos entrevistar a 453 personas de 274 compañías de todo el mundo para conocer el nivel de madurez que sus organizaciones tienen en cuanto a agilidad. Y los resultados no dejan de preocupar: la encuesta arrojó que el 79% de las compañías a nivel mundial afirma que tienen una fluidez de agilidad de negocio baja.

Lea también:  Características, derechos y atribuciones de un revisor fiscal

No deja de ser cierto que la agilidad puede depender del tamaño de la empresa, siendo las organizaciones más pequeñas más ágiles y adaptables al cambio, que las de mayor tamaño, por su naturaleza más flexible. Sin embargo, esto se estabiliza en empresas con alrededor de 200 empleados.

El estudio también mostró las 3 principales industrias en Agilidad Empresarial. Consultoría alcanzó la calificación de 5,3 de un máximo de 10. En tanto, Retail, Entretenimiento y Hotelería alcanzó un 4,6, mientras que Tecnología de la Información llegó a 4,4. Además, en el reporte el 69% de los consultados dijo que comenzó el “viaje” de la agilidad hace menos de tres años.

Fuente: Revista Dinero

Comparte este artículo:

Y usted, ¿Qué opina? Déjanos tu comentario:

1
Hola, somos BKF INTERNATIONAL.
¿Tienes alguna pregunta? Escríbenos

(Haz clic en el botón verde)
Powered by