Comparte este artículo:

La cifra se ubicó por debajo de las expectativas de los analistas y es inferior al 0,60% registrado en enero del 2018. 

Colombia comenzó el 2020 con una leve reducción en su inflación anualizada, frente a los resultados de todo el año pasado.

Así lo confirmó ayer el director del Dane, Juan Daniel Oviedo, quien aseguró que en los últimos 12 meses con corte a enero, el índice de precios al consumidor (IPC) fue de 3,62%, mientras que al cierre del 2019 había sido de 3,80%.

“Este dato positivo de inflación nos lleva a corregir el IPC anual a 3,62%, es decir, 18 puntos básicos frente a todo 2019, y fue superior al IPC de enero de un año atrás (3,15%). Eso significa que la cifra de la inflación estuvo bastante por debajo de las expectativas de los analistas”, detalló el funcionario.
Los rubros que más jalonaron en los resultados anuales fueron el alojamiento y los servicios públicos (1,07%) y alimentos (0,78%), que sumadas explicaron casi la mitad de la inflación registrada a enero de este año.
No obstante, los sectores que tuvieron los mayores incrementos en esta medición fueron la educación (5,75%), las bebidas alcohólicas y el tabaco (5,39%), los alimentos y bebidas no alcohólicas (5,13%) y los restaurantes y hoteles (3,94%).
De acuerdo con Oviedo, el país tuvo “una inflación en enero que atípicamente no estuvo influenciada por el rubro de alojamiento y servicios público, pero que tuvo una corrección del servicio de energía eléctrica; además, en alimentos hubo un protagonismo muy importante del arroz; mientras que en el caso del transporte, se debió al ajustes de las tarifas de transporte urbano”.
En cualquier caso, si bien hubo una mejora frente al dato anual de todo el 2019, el IPC de Colombia en los últimos 12 meses fue mayor al registrado hasta enero del 2019, cuando había arrojado un 3,15%.
No obstante, según Germán Cristancho, gerente de Investigaciones Económicas y Estrategia en Davivienda Corredores, “efectivamente se presentó una sorpresa a la baja en la inflación de enero, frente a las estimaciones del mercado que apuntaban a una variación de 0,56%”.
De hecho, el dato mensual se ubicó en 0,42%, es decir, 0,14 puntos porcentuales por debajo de la proyección promedio de los expertos consultados. Según Oviedo, los sectores que tuvieron mayor contribución a este resultado fueron alimentos y bebidas no alcohólicas (0,12 puntos básicos), transporte (0,09) y restaurantes y hoteles (0,08).
Sin embargo, los que presentaron mayores incrementos fueron restaurantes y hoteles (0,87%), alimentos y bebidas no alcohólicas (0,76%) y transporte (0,70%).
Estos resultados van en línea con lo expresado por el Banco de la República en su Informe de Política Monetaria más reciente, que afirma que “desde el primer trimestre de 2020 la inflación retomaría su convergencia a la meta del 3%, como consecuencia de la disolución de los choques de oferta transitorios que la afectaron”.
Y agregó que para este año se prevé que los choques de oferta (el fenómeno de El Niño y el impuesto ad valorem de cervezas y gaseosas) que incrementaron la inflación en 2019, continúen diluyéndose y contribuyan a su descenso.
De allí que estimen que en diciembre de 2020 “el aumento en los precios de los alimentos no superaría el 3%”, mientras que “el IPC de regulados se desaceleraría, pero a un menor ritmo que lo proyectado un trimestre atrás, en parte por la mayor senda esperada del precio del petróleo”.
Lo anterior, dependerá en gran medida de posibles presiones inflacionarias, que incluirían hasta el coronavirus.

DÓLAR, CRECIMIENTO DEL PIB Y CORONAVIRUS, POSIBLES ALERTAS

Las economías nunca están exentas a que haya coletazos –internos y externos– que puedan afectar la inflación de cada año. Colombia no es la excepción y de hecho tiene identificados cuatro posibles presiones inflacionarias para el 2020, según el más reciente Informe de Política Monetaria del Banco de la República.
Hernando Vargas, gerente técnico del Emisor, explicó ayer que “seguimos manteniendo la meta de inflación hacia el 3% o ligeramente por encima y de 3% en 2021 (…). Esto implica que la senda de tasas que está detrás de esto para el 2020 se parezca mucho a la que revelan analistas, que esperan una estabilidad hasta el segundo trimestre de este año y luego un aumento”.
No obstante, los posibles retos que tendría que enfrentar el Índice de Precios al Consumidor (IPC) colombiano estarían relacionados con los niveles de la tasa de cambio, los precios de los alimentos, los efectos de reforma tributaria en varios factores, la migración venezolana y hasta el coletazo que dejaría el coronavirus.
Según el directivo, “el más interesante desde el tema macro es cuáles serán los efectos de las medidas tributarias, y la migración venezolana sobre el consumo, la oferta laboral, la inversión y la productividad”.
En tanto, sobre el virus, indicó que “ha habido un impacto en los mercados financieros y en Colombia, en particular, en la moneda, aunque es difícil hacer un escenario claro por cuán largo y qué grande puede llegar a ser, y qué efectos pueda tener por muchos lados”.
De otro lado, el gerente técnico del Emisor aseguró que “para el cuarto trimestre del año estimamos un crecimiento del PIB del 3,3%, incluyendo un efecto bajo y transitorio del paro”.
En su concepto, el coletazo negativo de las movilizaciones se sintió en sectores particulares, pero no en el balance de todo 2019 de la economía colombiana.

Lea también:  Así quedó el calendario tributario por el Coronavirus

Fuente: Portafolio

Comparte este artículo:

Y usted, ¿Qué opina? Déjanos tu comentario:

Abrir chat
1
Hola, somos BKF INTERNATIONAL.
¿Tienes alguna pregunta? Escríbenos

(Haz clic en el botón verde)
Powered by