Comparte este artículo:

Los líderes de esta nueva era serán aquellos que guíen a sus organizaciones a adoptar la tecnología y dar el salto digital que requieren para sobresalir.

En un entorno de permanente cambio como efecto del constante avance en cuanto a tecnología, las organizaciones transitan cambios que alterarán los resultados a largo plazo. Sin embargo, los impactos de mayor importancia no se reflejan en sus cuentas financieras sino en el estilo con el que las personas lideran los equipos, porque es el liderazgo de los ejecutivos el que permitirá que los colaboradores cumplan con los logros establecidos.

Todos los integrantes que conforman una compañía toman decisiones en estas condiciones. Existe un factor adicional que es la información que se genera en cada instante a nivel mundial. Se calcula que el conocimiento se duplica cada dos años. Dentro de este contexto, la tecnología nos permite analizar gran cantidad de información de manera rápida. Razón de esto, se hace difícil liderar en tiempos de globalización, tiempo en el cual se debe adaptar a diferentes culturas y en los que el líder de esta nueva era debe tener las habilidades para inspirar a otros en cualquier parte del mundo.

De este modo, los líderes pueden tener dos papeles: Ser barreras o ser promotores del cambio. Es decir, quienes llevarán a las empresas al futuro o a que se extingan. De acuerdo con este panorama, las cualidades más importantes de un líder dentro de la globalización son la auto administración, la aplicación de las destrezas técnicas, la gestión de las personas y sus funciones, la comunicación asertiva.

Lea también:  ¿Qué pasó con las criptomonedas?

La tecnología, en las condiciones actuales, es una herramienta fundamental para la toma de decisiones, manejo de equipos y el flujo de la información. El mercado demanda organizaciones flexibles, adaptables al cambio y ágiles, donde los productos e insumos son cada día más rápidos en su rotación. Hoy aparecen y en días o semanas ya no están, cada vez es más difícil que un producto permanezca en el mercado por años, porque las empresas ya no fabrican lo mismo todo el tiempo, sino que están en constante innovación e integración de procesos.

NUEVAS ORGANIZACIONES Y TOMA DE DECISIONES

En el orden tradicional de las organizaciones que requieren que las decisiones pasen por varios elementos o filtros antes de ser aprobadas y ejecutadas, el CEO (Chief Executive Officer – Director Ejecutivo) es quien debe tomar las más importantes en la compañía. Esta manera resta competitividad porque es imposible que el líder esté al tanto de las funciones que realizan las diferentes áreas que conforman la empresa. Debido a esto, en la actualidad muchas empresas han creado organigramas horizontales que estimulan el liderazgo de cada uno de los participantes para la toma de decisiones. Esto permite que los nuevos productos salgan más rápido al mercado, que las innovaciones se compartan a mayor velocidad entre las áreas de la compañía y que las decisiones de inversión se tomen con más eficiencia para ahorrar tiempo y costos.

No hay duda de que se requieren líderes capacitados para dar paso a la era digital. Sin embargo, se necesitan formar CIO’s (Chief Information Officer – Director de Tecnología ) y CDO’s (Chief Data/Digital Officer – Director Digital) con habilidades para compartir el conocimiento dentro de la organización, debido a que la transformación digital, más que digitalizar procesos, representa una evolución en la cultura corporativa de las empresas. La transformación tecnológica no es un informe de una firma consultora, el conocimiento normalmente queda en el CIO, al que el resto del equipo no accede, o en el área de sistemas al que sólo enfocan en la reparación de computadores. Este proceso demanda un cambio de mentalidad de los colaboradores, siendo puente los líderes con su habilidad de comunicar la importancia de esta transformación.

Lea también:  Crisisología, una solución para las empresas en crisis

Los ejecutivos y directivos de las compañías han interpretado los últimos años la transformación digital de manera informal, digitalizando sistemas de control, comprando software para medir la productividad de empleados o simplemente contratando un community manager para administrar y posicionar su marca en redes sociales. Sin embargo, estos directivos no han dado el paso a esta nueva era y tienen, en su mayoría, el pensamiento de la era industrial del siglo pasado. La cuestión de hoy es, ¿Estamos guiando nuestra compañía para que realmente sea sostenible los próximos años?

Comparte este artículo:

Y usted, ¿Qué opina? Déjanos tu comentario:

Hablemos