Comparte este artículo:

Los Stakeholders son sin duda una ventaja competitiva cuando se logran identificar, ya que son grupos de interés internos y externos que rodean y conocen la empresa.

El término Stakeholder resulta de la unión de las palabras Stake (apuesta) y Holder (poseedor), y puede interpretarse como: “grupos de interés”.

Los Stakeholders son influenciados por las actividades y decisiones de una empresa, y cada uno, dependiendo de su función o área, tiene un punto de vista diferente de la organización, lo que hace que tengan información muy valiosa.

Estos grupos de interés se pueden clasificar como internos y externos, o primarios y secundarios. Los internos o primarios son los colaboradores, la empresa y los mentores. Aquí se encuentran todos los empleados de una organización, los socios clave, los propietarios, los accionistas, los consultores, los profesores, etc.

Lea también:  Nuevas estrategias de negocio para el 2019

En los externos o secundarios encontramos a los clientes, los contactos y los proveedores, los cuales hacen referencia el sector público, a los seguidores, y a todos los terceros que presten servicios a las compañías.

Hoy en día, un mayor número de organizaciones buscan identificar claramente a los Stakeholders, ya que estos les proporcionan información muy importante a la hora de planear estrategias y/o desarrollar productos satisfactores más acordes a las necesidades de los consumidores.

Estos grupos son capaces de brindar un importante conocimiento a las compañías, para que estas puedan hacer comparaciones e implementar estrategias de la mejor manera, evalúen los resultados, y generen acciones efectivas.

Hoy les compartimos 11 razones por las cuales es importante tener en cuenta a los Stakeholders en la estrategia de toda organización. Conocer la opinión de estos grupos le ayudará a:

  • Generar innovación.
  • Mejorar la planificación y disminuir los riesgos financieros.
  • Generar conciencia sobre el medio ambiente.
  • Encontrar nuevas oportunidades de mercado.
  • Reducir la rotación del personal.
  • Generar confianza dentro y fuera de la compañía.
  • Encontrar diferentes puntos de vista.
  • Tener oportunidad de crear nuevos productos o servicios.
  • Realizar una mejor planificación.
  • Resolver problemas de forma integral.
  • Conocer la verdaderas necesidades de su público objetivo.

Le invitamos a leer: Cómo agregar valor a sus clientes Pymes
Comparte este artículo:

Y usted, ¿Qué opina?

Hablemos