¿Es usted de los que tiene carrera, especialización, maestría y doctorado? ¿Es de los que ha ido a buscar trabajo y lo han rechazado por sus múltiples conocimientos? Si es afirmativa su respuesta, es muy seguro que usted sea catalogado como sobrecalificado, sin importar la edad ni la experiencia.

Para nadie es un secreto que hoy en día las empresas buscan personal calificado a menor precio, y cuando se enfrentan a personas, independientemente de su edad, con demasiados estudios o experiencia, las compañías lo piensan dos veces antes de contratar, y no precisamente por sentirse mal de no pagar un salario acorde a sus estudios, sino por el miedo a contratarlo y que el colaborador se pueda sentir frustrado o sólo busque estar en el empleo de forma pasajera mientras consigue uno mejor, más acorde a su perfil.

Aquí le dejamos 6 tips, para poder lograr una entrevista exitosa y evitar pasar al grupo de los desempleados sobrecalificados.

  1. Lo primero que usted deberá demostrarle al entrevistador es que, aunque usted esté sobrecalificado para el puesto de trabajo, usted de verdad lo quiere, lo necesita, y lo valora.
  2. Durante su discurso deje claro por qué usted es la mejor opción, y hacer mención que su propósito es aportar sus conocimientos a la empresa, que usted es una persona seria y estable, y que tiene el propósito de quedarse por un largo tiempo en la compañía.
  3. Dedique tiempo a estudiar la empresa y las funciones del cargo, para que al momento de la entrevista, usted pueda comunicar las razones por las que se postuló y las ventajas de contratarlo a usted.
  4. No oculte información acerca de sus estudios o edad. En ningún momento de la entrevista, tenga una actitud cínica, ni prepotente.
  5. No solicite más del sueldo por el que usted se postuló, se sobre entiende que usted aceptó las condiciones antes de usted aplicar a la vacante, y ese es el presupuesto de la empresa.
  6. Demuestre las ganas y la pasión que tiene por su carrera y por empezar a poner en práctica todos sus conocimientos. No se exceda en su actitud, no debe parecer desesperado o demasiado enérgico.