¿Siente que está agotado física y mentalmente en su trabajo? ¿Se siente desmotivado y aburrido en la empresa donde trabaja? ¿Se siente desanimado y sin ganas de trabajar? Probablemente puede estar sufriendo el Síndrome de Burnout.

Uno de los problemas más frecuentes en las empresas es este tipo de síndrome, que ataca a los colaboradores en cualquier época del año. Como síntoma de alarma en las personas se encuentra la ansiedad, la depresión, la desmotivación, los cambios de ánimo y el insomnio.

Existen varias causas que explican la aparición de este síndrome entre las que se encuentran el acoso laboral, incluso cuando incitan al colaborador a renunciar por voluntad propia, también se suele dar en los puestos de trabajo que están relacionados con atención al público o clientes, ya que en algunos casos se maneja un alto nivel de estrés y las quejas o reclamos pueden afectar directamente al colaborador de la empresa. Por otro lado, también suele presentarse en cargos que manejan un alto grado de responsabilidad en la empresa, por las jornadas laborales demasiado largas o en los puestos de trabajo que son muy aburridos y monótonos.

Las personas que sufren el síndrome del Burnout tienen mayor riesgo de sufrir trastornos de alcoholismo, drogadicción, incluso son más propensos a enfermarse ya que el síndrome puede atacar el sistema inmunológico de las personas.

Después de que un médico especialista haya determinado que usted sufre del Síndrome de burnout, la iniciativa del tratamiento puede provenir tanto de la empresa en la que usted trabaja o de usted mismo, para esto usted debe procurar mantenerse tranquilo y con una actitud positiva. Los expertos recomiendan la música, el deporte, el yoga, y las pausas activas dentro de las horas laborales, como terapia y una buena forma de relajar su cuerpo y poder superar este síndrome.

Recuerde que debe aprender a comunicarse, expresar sus sentimientos, aceptar las críticas constructivas, aprender a hablar y saber escuchar, no importa la fase en la que se encuentre el síndrome o si ya se curó, siempre será bueno comunicarse con los demás para mejorar lo que está mal.