Han pasado 6 meses después de la aprobación de la reforma tributaria y los colombianos sienten de una u otra manera que todos perdimos. Sobre todo, por el aumento del 19 % del IVA que generó mucha polémica. Sin embargo, la reforma es el primer paso para atacar la evasión.

La verdadera reforma tributaria estructural es, sin duda, la formalización y el control a la evasión. Pues la dotación de recursos humanos, financiero y tecnológicos permitirá fiscalizar y hacer frente a la evasión fiscal.

Los colombianos esperan que esta reforma evite futuras alzas de impuestos, puesto que solamente el control a la evasión permitirá el correcto funcionamiento de los mismos.

Aunque aún es muy pronto para evaluar la reforma, actualmente estamos viendo una desaceleración de la economía que afecta principalmente al sector comercial. La inversión extranjera en la actualidad se está viendo afectada, debido a la carga tributaria que les generaría la apertura de nuevos negocios  en Colombia. Además los hogares colombianos se están viendo afectados por los altos precios de la canasta familiar.

 

Cordialmente,
Andrea Restrepo Caicedo
a.restrepo@bkf.com.co