El Dr. Alberto Valencia, gerente de impuestos de Racafé, empresa comercializadora y una de las más grandes exportadoras de café a lugares como Estados Unidos, Europa, Australia, Japón entre otros. Hablamos con él en el marco de la III Cumbre del INCP en la que participó como expositor en temas de administración tributaria en Colombia.

En el informe que presentó la comisión de expertos tributarios se habla de la necesidad de incrementar el recaudo de impuestos en un mínimo de 8 billones de pesos, ¿qué cree usted que se puede hacer para lograr ese recaudo?
Hay que partir de la base de que estamos en un momento muy difícil porque acabamos de pasar una reforma tributaria en diciembre pasado, en la que el objetivo claro era recaudar 12 billones que hacían falta al presupuesto y esos 12 billones salieron del impuesto a la riqueza, el CREE, que en gran medida han seguido concentrando la tributación en la sociedad y en las compañías que vienen aportando en gran medida a los impuestos. Entonces al hablar ahora de cómo recaudar esos 8 billones no podemos pensar en seguir aumentado impuestos, pero es que desafortunadamente tampoco hay muchas alternativas. En términos generales la carga tributaria ya es muy alta para las sociedades, entonces pienso que se podría mirar como una alternativa, impuestos más concentrados en el consumo de cierto tipo de productos, por ejemplo productos suntuarios. Estas tampoco son medidas populares, pero es más asimilable desde el punto de vista de los mismos principios constitucionales porque quien tiene mayor capacidad contributiva adquiere un producto costoso y está aportando; además de lo que ha venido planteando la comisión de expertos tributarios, que es la eliminación de las exenciones y los beneficios que existen y que de alguna u otra forma puede que no justifiquen pero en cambio sí están representando un sacrificio importante en el recaudo.

A propósito de esas alternativas que menciona. ¿qué opina usted de la propuesta del Ministro de Salud de gravar las bebidas gaseosas, jugos empaquetados, entre otros productos?
Decía yo hace un momento que como alternativa debería pensarse en gravar con una mayor carga los productos suntuarios, pero personalmente no creo que estos productos tengan nada de suntuarios, por el contrario son productos de consumo masivo y obviamente afectaría lo que cada persona tiene que aportar en impuestos y para personas que de pronto no cuentan con la capacidad contributiva es difícil esa carga, entonces creo que sí sería un poquito agresivo y más bien deberían pensarlo para artículos para gente que tenga más capacidad de compra.

Algunos tributaristas opinan que no se necesita otra reforma sino que lo que se debe hacer es combatir la evasión de impuestos y ampliar el rango de personas que deben tributar, ¿qué opina usted?
En eso sí estoy de acuerdo aunque difiero en algo. Primero, en cuanto a atacar la evasión es clarísimo que se lograrían resultados muy positivos en términos de recaudo y de equidad, porque la gente a través de la evasión no paga y con índices de evasión tan altos, a los que sí pagan hay que recargarles más y eso no es equitativo. Por otra parte, hablando de ampliar el rango, me parece que allí no hay mucha oportunidad porque eso implica poner a más personas a declarar impuesto de renta, pero en realidad hoy en día ya es mucha la gente que tiene que presentar declaración de renta, hoy en día cualquier persona que tenga ingresos de 37 millones para arriba al año ya tiene que presentar declaración de renta y lo que pasa es que todas esas declaraciones están es llenando una carga administrativa adicional a la DIAN y a las autoridades tributarias, pero en términos de recaudo no se ve porque son personas que presentan una declaración y el impuesto a cargo es cero, casi cero o es muy bajito. Entonces ampliar esa base por lo menos en cuanto al impuesto de renta, no pienso que vaya a resultar en un recaudo significativo.

Es claro que es necesario combatir la evasión pero ¿cómo hacerlo?
Se requiere necesariamente una estructura más fuerte de parte de la administración tributaria y de pronto ampliar más esos programas o diversificar más esa fiscalización. A lo que me refiero es que es costumbre que cierto tipo de contribuyentes sepan que siempre la DIAN va a ir a revisarlos, porque tienen un saldo a favor y piden la devolución u otro motivo; y por otro lado hay otra cantidad de contribuyentes, entre los cuales seguramente muchos evaden y que no están dentro de esos programas que son tradicionales para que la administración tributaria haga un seguimiento debido. Por eso es necesario reforzar esa estructura para que exista la posibilidad de que vayan a buscar al que realmente está evadiendo, porque con seguridad la evasión no está en los contribuyentes que van y piden devoluciones de saldos a favor o que presentan sus liquidaciones de precios de transferencia, que son los que hoy en día están más expuestos a esos programas de fiscalización.

Se rumora que de llevarse a cabo una nueva reforma, la intención del gobierno sería: gravar los dividendos de las sociedades de accionistas, poner en cintura a las entidades sin ánimo de lucro, eliminar las exenciones y aumentar el IVA ¿qué tan eficaces pueden ser estas opciones que plantea el gobierno?
Pues el aumento de IVA y las exenciones son un poco lo que he venido comentando. Si se aumenta el impuesto al consumo se afecta a todo el mundo y seguramente no será una medida bien recibida, pero el IVA es un impuesto que presenta un buen índice de recaudo para el presupuesto nacional y podría ser una medida efectiva en términos de la necesidad que hay ahora de lograr 8 billones de recaudo. En cuanto a los dividendos pienso que está muy bien si lo planteamos desde el punto que muchas personas naturales que tienen un gran poder adquisitivo no pagan impuestos porque generalmente son ingresos que provienen de dividendos, sin embargo aceptando la tesis de que dada su capacidad adquisitiva sí deberían pagarlos la pregunta es ¿cuánto?, porque lo que pasa es que ya vienen unas utilidades que han pagado impuestos que en estos momentos sumando el impuesto de renta, el CREE y la sobretasa del CREE, estaríamos hablando de tarifas que van a llegar a niveles del 42% en términos nominales y realmente es más, entonces perfectamente la mitad de la utilidad de una sociedad se va en impuestos. Por eso pregunto de cuánto sería ese impuesto para los dividendos, porque si ya venimos con fenómenos del 45 o 50% de puntuación sobre esas utilidades y yo como socio recibo esos dividendos y me va a tocar pagar seguramente, entonces no se puede decir que sea un ingreso gravado como todos los demás ingresos que tengo como persona natural porque se vuelven ya unos niveles hasta confiscatorios de tributación. Entonces sí me parece que es una buena medida para buscar más equidad en el recaudo tributario pero lo que habría que ver es que si se van a gravar los dividendos debería aligerarse la carga de tributación para las sociedades.

¿Y en cuanto a las entidades sin ánimo de lucro?
En cuanto a eso yo pienso que es más un tema de entrar a revisar caso por caso, porque sí hay oportunidades en las que las empresas utilizan esta figura para evadir cargas tributarias y eso hay que atacarlo, pero no podemos permitir que ocurra lo que muchas veces pasa y es que justos paguen por pecadores, como se dice comúnmente, y entonces entidades sin ánimo de lucro que realmente hacen un trabajo y una labor social muy loable vayan a estar gravadas porque finalmente son entidades que viven de donaciones de la gente y de compañías y entrar a tributar significa que le están quitando la oportunidad a personas que hoy en día se benefician de los programas que realizan estas entidades. Por eso digo que habría que entrar a mirar caso por caso y más que establecer una tributación para esas entidades, vuelvo al tema de la fiscalización que es un tema de control de las autoridades y ahí si digo que no solo la DIAN sino también la Superintendencia de Economía Solidaria y los organismos que puedan controlar estas entidades, para controlar esas prácticas negativas y evasivas oportunamente.

Las empresas se están yendo del país, varias han cerrado en los últimos meses sus plantas de producción y en parte culpan a la alta carga tributaria. Si viene otra reforma con más impuestos, ¿qué va a pasar con esto?
Ya la concentración tan alta que hay en la tributación de las empresas no aguanta más y lo estamos viendo en las compañías multinacionales. Para ellas Colombia es una de varias opciones que tienen, entonces organizaron la estructura y para no tener que asumir una carga tan exagerada como la que estamos viendo y particularmente con nuestra tasa de crédito que realmente ya es un extremo que es insostenible, se van.

Es evidente que la caída en el precio del petróleo afectó el sistema colombiano que era muy dependiente de los ingresos de ese sector, si las condiciones de producción y precio no mejoran ¿seguiremos aumentando impuestos para llenar ese vacío?
Allí hay otra variable en la ecuación de la que no hemos hablado y son los gastos, porque cuando el precio del petróleo se sostenía por los 100 dólares o más, se sostenía un presupuesto y unos gastos que ya se han venido manejando, pero si se da cuenta ahora se dice que nos faltan 8 billones de pesos en recaudo, por qué no mejor decir que nos falta quitar 8 billones de pesos en gastos, pero con toda la problemática que hemos venido comentando no podemos pretender llenar un vacío que se está dando por las condiciones del crudo con más impuestos. Sencillamente éramos una economía que vivíamos con un petróleo cuyo valor rondaba los 100 dólares u 80 o 90. Ahora estamos viviendo con 35 dólares por barril y eso significa ajustarnos en la economía y yo pienso que en el gasto hay mucho por hacer y no podemos quedarnos solo en cuánto nos falta por recaudar.

Al cierre de esta edición el Presidente Juan Manuel Santos informó que no alcanza el tiempo para presentar la reforma tributaria este año ya que la comisión de expertos aún no ha terminado su labor.

Hablemos !