La Programación Neurolingüística hace parte de una técnica de comunicación y evolución, la cual se basa en comprender que las personas tenemos mundos distintos y ser conscientes de que somos diferentes, ya que tenemos un sistema de representación sensorial que hace que cada persona perciba la realidad de diferente forma.

A través de la programación neurolingüística, las personas pueden mejorar la capacidad de aprendizaje por medio de la comprensión y análisis de sus propios pensamientos, emociones y formas de comunicación.

Implementar en las empresas la PNL (Programación Neurolingüística), permite desarrollar habilidades en los colaboradores para generar resultados, actuando o persuadiendo, tanto en los trabajadores como clientes, la toma de decisiones, flexibilidad de conductas, motivación, resolución de conflictos, coordinación de negocios, comunicación, cambio de actitudes, creatividad y desarrollo propio.

La palabra Programación viene de un proceso sensorial que crea estrategias operativas programadas de nuestros recuerdos, creencias o modelos de aprendizaje del pasado. Neuro, viene de las acciones y conductas, que son el resultado de una actividad o red neurológica donde está lo percibido, y Lingüística, se refiere a la la comunicación y el lenguaje, por medio de la actividad neurológica.

La PNL se proyecta como un camino directo al éxito en las empresas, su planteamiento asegura que puede cambiar un sistema de creencias del pasado negativo a positivo, que puede crear cambios de comportamiento efectivos y rápidos, que puede desarrollar habilidades, alcanzar objetivos y mejorar la capacidad de aprendizaje.

Esta estrategia creada en la década de 1970, dice que el mundo tal y como lo vemos no existe, somos nosotros quienes lo “reinterpretamos” según nuestra personalidad y según la predominancia de unos sentidos sobre otros. Esta corriente clasifica a las personas en visuales, auditivas y kinestésicas.

Las personas visuales se caracterizan por percibir mejor su entorno por el sentido de la vista, hablan y respiran más rápido de lo normal, tienen un alto nivel de energía, son observadoras, captan detalles, necesitan lugares tranquilos para concentrarse y prefieren actividades como el cine, visitar paisajes, etc.

Las personas auditivas son más musicales, tienen respiración amplia y voz timbrada, son más relajadas y con grandes dotes de expresión, también les gustan conversar. Las kinestésicas, son las personas que perciben el mundo a través del tacto, el gusto y el olfato, le gustan las actividades físicas, las cosas manuales, y son muy sociables.

La PNL ayuda a que seamos consientes de los patrones o creencias que nos potencializa o nos limita. “Si mejora la comunicación, mejora el proceso”, es lo que asegura esta técnica, la cual no solo ayudará a las empresas a dar resultados, sino que potencializará las destrezas de sus colaboradores para llegar a los objetivos.

WhatsApp