Cuando los negocios no conocen la crisis y las cosas van bien, se olvidan de autoevaluarse, de mirarse al espejo y de analizarse con conciencia.

Muchas Compañías realizan a fin de año su Planeación Estratégica, ya que esta es el soporte que define el rumbo de la compañía y es lo que determina, en un mayor porcentaje, el éxito o el fracaso de las empresas.

La Planeación Estratégica (PE), debe tener unos objetivos alcanzables a mediano y a largo plazo, debe ser competitiva y flexible, debe tener una medición realista para ser sostenible en el tiempo y, no menos importante, debe estar conectada con los colaboradores, con los clientes y los recursos.

Para poder llevar a cabo una PE sin salirse del presupuesto, se debe planear con cautela cada gasto del año y debe estar bajo análisis constante para saber si se está cumpliendo con los indicadores y evitar los impulsos de hacer compras no planeadas y salirse del presupuesto. Las estrategias deben ser aterrizadas en la realidad de la compañía y en la situación actual del mercado donde usted se encuentra.

Después de definir una estrategia, se deben definir unas políticas para que todo vaya encaminado a cumplir los objetivos. Estas políticas son las que encaminan el futuro de la empresa.

Para implementar la planeación estratégica, es necesario que todos estén alineados y encaminados hacia los mismos objetivos y para esto es necesario que el presidente de la empresa y todos sus líderes estén comprometidos con las nuevas políticas. Todo es un paso a paso, y hay que ser conscientes que existen otras variables para que la PE funcione, por ejemplo: El clima organizacional, la motivación, el trabajo en equipo, el liderazgo que ejercen los líderes de área y una cultura organizacional que se construye a través de una buena comunicación, para que todos se movilicen y logren los objetivos.

Así que, si usted está pensando en hacer una Planeación estratégica en su empresa, la cual le permitirá tomar las mejores decisiones y llevarla al éxito, planifíquela bien, tómese su tiempo y no olvide dejar nada, ni a nadie por fuera.