¿Siendo el monotributo un impuesto de carácter opcional, logrará que disminuya la informalidad en los contribuyentes de menores ingresos?

Nuestra actualidad económica permite ver cómo la informalidad en los negocios va en aumento para tratar de contrarrestar los índices de desempleo que afectan a la mayor parte de los colombianos de diferentes edades y género.

La reciente reglamentación realizada por el Gobierno Nacional el pasado 8 de mayo al naciente impuesto denominado monotributo, revive las polémicas generadas sobre los beneficios o desventajas de dicho impuesto.

Es importante recordar que el monotributo nace como un tributo de carácter opcional, de determinación integral y causación anual que pretende simplificar y facilitar el cumplimiento de las obligaciones tributarias para los pequeños contribuyentes que de manera voluntaria accedan al impuesto que tiene vigencia a partir del 1 de enero de 2017, siempre que cumplan con algunas condiciones como son:

  • Ser persona natural – comerciante minorista
  • Ingresos brutos en el año entre 1.400 y 3.500 UVT inclusive
  • Establecimiento con no más de 50 metros cuadrados

Teniendo claro estas condiciones se podría revisar aquellos beneficios específicos que otorga este tributo entre los cuales pueden estar:

  • Ahorro para el futuro pensional
  • Seguros por muerte
  • Auxilio en enfermedades graves
  • Oportunidades de afiliación a las cajas de compensación
  • Cumplir con las obligaciones tributarias

Por lo anterior, y a pesar que el monotributo ha sido ampliamente criticado por varios gremios, incluso desde antes de la expedición de la Ley 1819 de 2016, se considera que no debe ser tomado superficialmente, por el contrario, debe revisarse y evaluarse desde todos los puntos de vista y concluir si son más las desventajas sobre los beneficios que pueda traer para el contribuyente formalizarse bajo el impuesto alternativo al impuesto de renta (monotributo), minimizando riesgos de futuras investigaciones y pagos de sanciones innecesarias como también, los beneficios  futuros anteriormente enunciados pero sobre todo lograr que el negocio sea más eficiente

Por último, se considera que el salto de la informalidad a la formalidad de los contribuyentes de menores ingresos por medio del monotributo se dará en la medida que el gobierno nacional de la mano con sus entes encargados logre convencer de lo atractivo y beneficioso del tributo para cada uno. Siendo así, solo nos resta esperar la creatividad del gobierno para vender este tributo y será el tiempo quien nos dará una respuesta más real a la inquietud que hoy podemos tener.

Hablemos !