¿Sabías que ahora siendo una PYME puedes valorar tu Propiedad, Planta y Equipo bajo el modelo de revaluación?

En julio de 2009 El Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad (IASB) emitió la Norma Internacional de Información Financiera para las Pequeñas y Medianas Entidades (NIIF para las PYMES), esta norma le permitía a las bien llamadas PYMES, tomar como exención (voluntaria) en la “Sección 35 – Transición a la NIIF para las PYMES” medir, bien sea, sus propiedades, planta y equipo, propiedades de inversión o sus activos intangibles como única vez en la fecha de transición, al Valor Razonable como Costo Atribuido, y utilizar ese valor como costo atribuido a la fecha de elaboración de su Estado de Situación Financiera de Apertura, y posterior a su reconocimiento inicial continuar midiendo su propiedad, planta y equipo, y activos intangibles, por el método del costo.

De igual manera, y para lograr un mantenimiento de la NIIF para PYMES, el IASB ha decidido proponer con una frecuencia no superior a una vez cada tres años aproximadamente, modificaciones a la NIIF para las PYMES.

En consideración a lo anterior, el Consejo ha aprobado mediante 13 de sus 14 miembros las modificaciones de 2015 a la Norma NIIF para las PYMES. Esta norma entró en vigencia el pasado 1º de enero de 2017, y permitía su aplicación anticipada a los estados financieros de 2016.

Dentro de los cambios relevantes que tuvo esta norma, tenemos en la “Sección 17 – Propiedades, planta y Equipo” la posibilidad de medir las propiedades, planta y equipo de una PYME con posterioridad a su reconocimiento inicial por el Modelo del Costo o, por el Modelo de la Revaluación.

Este último Modelo consiste en tomar el valor razonable de un elemento de propiedad, Planta y Equipo en el momento de la revaluación, menos la depreciación y cualquier importe de las pérdidas por deterioro de valor que haya sufrido.

Para aplicar lo anterior, una PYME deberá no solo realizar un cambio en sus políticas, eligiendo como su nueva política contable el Modelo de la Revaluación, sino que además, deberá realizar las revaluaciones con suficiente regularidad, para garantizar la fiabilidad de la información y asegurar que dicho importe, en todo momento, no difiera significativamente del que podría determinarse utilizando el valor razonable al final de cada periodo sobre el que cada entidad deba presentar su información financiera.

De esta manera, las PYMES tendrían en torno a la medición de sus propiedades, planta y equipo, la misma situación actual de los preparadores de Información Financiera pertenecientes al grupo 1 en el proceso de convergencia, quienes hasta ahora han encabezado y liderado todo el proceso de adopción en Colombia.