Comparte este artículo:

Muchos profesionales, a pesar de llevar mucho tiempo en el campo laboral y tener mucha experiencia en su carrera, aún se paralizan cada vez que se enfrentan a “hablar en público”. Y es que en los cargos administrativos es muy común tener que dirigirse como ponente ante un grupo de personas, así que todo profesional debería estar entrenado para enfrentar este tipo de  situaciones, bien sea para presentar un informe ante una junta directiva, para sustentar un proyecto, o para ser capacitador ante una gran audiencia.

Si bien es cierto que un orador profesional necesita muchos años de entrenamiento, podemos aprender algunas pautas que nos permitirán enfrentar exitosamente la ocasión de hablar en público.

1. Conocer muy bien su material de apoyo

Antes de comenzar, debes conocer perfectamente el material que vas a usar para tu presentación, bien sea un video, unas diapositivas, etc. Si usted es alguien que aún no supera el miedo a hablar en público, lo mejor es sentirse muy seguro de que conoce los recursos que usará como apoyo. Prepare un guión con palabras clave que le permitan mantener el orden de su discurso.

2. Ofrecerse para participar en exposiciones más pequeñas

Si realmente quiere vencer la ansiedad de convertirse en un buen orador, no desaproveche oportunidades para hablar a públicos más pequeños. Ofrézcase como voluntario para presentar algún reporte en reuniones en la oficina, o pregúntele a su jefe si puede presentar alguna una idea que tenga en lugar de escribirla en un correo electrónico.

3. Practicar frente a otros

Puede ser incómodo, pero esto sin duda ayudará. Pídale a un amigo o compañero de confianza en la oficina que lo escuche durante su discurso o presentación. Dígale las pautas sobre lo que debe evaluar: ¿Su argumento tenía sentido? ¿Cómo estuvo su lenguaje corporal? ¿Habló demasiado rápido? Tome nota de las observaciones y repita el ejercicio.

Lea también:  Los Stakeholders, vitales para la estrategia

4. Crear un ritual para desestresarse

Antes de subir al escenario (o entrar a la sala de conferencias), encuentre la forma de reducir la velocidad. Podría ser una a través de ejercicios de respiración profunda, salir a dar un paseo, o imaginar un lugar para asistir después de la reunión. Busque despejar la mente y presentarse ante el público lo más relajado posible.

5. Considerar el peor escenario

Pensar en lo que le produce ansiedad, es decir, aquello que está causando ese miedo, es la mejor manera de quitarle su poder. ¿Tiene miedo de equivocarse delante del público? ¿Que la gente se ría? Cierre los ojos e imagine el peor de los casos. Sólo dé un paso atrás ante esos pensamientos y así les quitará el poder.

6. Encontrar una cara amigable

No se concentre en la multitud. En lugar de eso, concéntrese en su material de apoyo. Si es posible, trate de conectarse con al menos una persona en su audiencia. Puede ser ese compañero que te ayudó a preparar tu presentación. También podría ser un extraño en la primera fila que sonríe y está atento a su discurso. Esto le permitirá ir conectando con su público uno a uno y así no se distraiga mirando demasiados lugares a la vez. Mantenga una postura adecuada, mire a los oyentes, puede también moverse un poco por el espacio disponible.

7. Controlar la velocidad

Si viene lidiando con ese temor a hablar en público, es probable que inicie hablando muy rápido, y eso le hará sentir como si pudiera tropezar en cualquier momento. Así que, ponga atención a la velocidad, recuerde respetar los silencios. Si usted se dirige a su audiencia con una pregunta, déles el tiempo adecuado para recibir una respuesta voluntaria. Un poco de silencio en cada presentación está bien. Trabaje los otros elementos que intervienen en el lenguaje, como la respiración, la vocalización, el énfasis, etc.

Si desea ser más competitivo y destacarse entre otros profesionales, es un Plus que usted logre desarrollar otras habilidades adicionales al conocimiento técnico, estas habilidades, como la de “hablar en público”, pueden ser una gran plataforma en el desarrollo de su vida laboral.

Lea también:  Aprenda a tener una mente Positiva para alcanzar sus metas
Te invitamos a leer: Habilidades blandas
Comparte este artículo:

Y usted, ¿Qué opina?

Hablemos