Luchadora, persistente, optimista y con un gran sentido social. Así es Liliana Estrada de Londoño, una mujer emprendedora que durante todos estos años ha logrado construir las bases suficientes para que Eficacia, más que una empresa, se convirtiera en una gran familia, logrando demostrar cómo un enfoque gerencial comprometido con el talento humano ha sido la clave del éxito de una de las mejores empresas de nuestro país.

“Realmente siempre pensé en tener mi propia empresa y ser independiente”, así lo afirma esta empresaria de persistencia inquebrantable y convicción inspiradora, modelo de todas aquellas mujeres que llevan el emprendimiento en su ADN.

Siempre habla desde un discurso basado en la esperanza y el optimismo, característico de aquellos emprendedores que no sucumben ante las crisis, sino que son capaces de entender que estos son los momentos de mayores aprendizajes y en los cuales se presentan las mejores oportunidades. Por eso insiste en que la persistencia debe ser la bandera de todo empresario, especialmente cuando recorre un camino en el cual son muchos los fracasos que se deben enfrentar para alcanzar el éxito.

Recuerda su paso por la Universidad del Valle cuando estudiaba Economía, carrera de la que se graduó casada y esperando su primera hija. Y aunque este panorama puede sonar para la mayoría de mujeres como una de las principales limitaciones para lograr emprender, para ella jamás fue un impedimento sino que por el contrario, el amor y la comprensión que siempre encontró en su hogar se convirtieron en el apoyo necesario para sacar adelante su compañía.

Y es por esto que, indudablemente, la familia siempre ha jugado un papel importante en su vida. Su esposo, sus dos hijas y sus cinco nietos, son quienes han contribuido a desarrollar en ella aquellos valores que siempre ha reflejado en su empresa. Incluso gran parte de sus habilidades gerenciales hacen parte de un legado familiar. El temperamento de su abuela, la visión de su padre y el sentido familiar de su madre están contenidos en su estilo de liderazgo.

Siempre ha logrado trasladar este sentido familiar a Eficacia, pensando en el bienestar y desarrollo de su gente, porque como ella misma lo dice, lo más gratificante que le ha dejado su paso por la gerencia ha sido la experiencia de poder transformar vidas. Podemos decir que esta es su misión. Y aunque ahora su hija, Marcela Londoño, es quien asume este cargo gerencial, ella le sigue dando continuidad a este profundo propósito a través de la Fundación Liliana Estrada y Elsa Gómez.

“Este es el momento de retribuir gran parte de lo que he recibido todos estos años”, exclama con esa determinación, la misma que la acompaña todos los días para trabajar para ayudar a los demás a alcanzar sus sueños. “Ellos son los primeros quince”, nos cuenta entusiasmada mientras nos habla de estos jóvenes
con una gran sonrisa y ese brillo en los ojos característico de las madres que se sienten orgullosas de sus hijos, aunque en este caso no sean precisamente los suyos.

Ellos son los hijos de los colaboradores de Eficacia, que gracias a la gestión de la Fundación, ahora están cumpliendo el sueño de estudiar una carrera profesional. Son los mismos que seguramente en un futuro cercano estarán listos para incorporarse a la empresa en la que trabajan sus padres, esa misma que está creyendo en ellos, en su talento, dándoles la oportunidad de salir adelante a través de la educación, uno de los factores que Liliana considera clave para progresar en la vida.

Y es así como esta gran emprendedora, nominada el pasado mes de abril como la Empresaria Vallecaucana Ejemplar del Año, sigue demostrando al mundo empresarial que a través de la calidez humana y un enfoque gerencial basado en el talento humano, esta empresa ha encontrado la pieza clave para consolidarse como una de las organizaciones más exitosas de nuestro país.

Vea aquí la entrevista completa a la Dra. Liliana Estrada:

WhatsApp