Aunque nunca había pensado en trabajar con su familia, cuando Leonardo Aljure se acababa de graduar de la universidad ya estaba recibiendo una de las propuestas más emocionantes y desafiantes de su vida. Desde ese día comienza a trabajar en ALDOR, la empresa en la que desarrollaría no solo su trayecto laboral, sino todas las habilidades gerenciales y de liderazgo que heredaría del experto, su padre el Señor Raif Aljure, emprendedor innato que después de vislumbrar las oportunidades del Valle del Cauca como principal productor de caña de azúcar y plataforma exportadora, no dudaría en darle vida a una de las empresas más exitosas de nuestro país.

A los pocos años de iniciar sus operaciones ALDOR ya estaba exportando. Las oportunidades de llegar a países emergentes como República Dominicana, Haití, Panamá y países vecinos no se hicieron esperar y rápidamente hasta la fecha la lista se ha ido incrementando significativamente. “Valor, determinación, pasión y creer en lo que se hace” son los ingredientes que Leonardo Aljure considera son los necesarios para lograr que una empresa crezca tanto en tan poco tiempo.

Así como el ser humano se reinventa a diario, Leonardo admite que la empresa también ha tenido que hacerlo innovando constantemente, no solamente en sus procesos de producción, sino que también ha logrado innovar a la hora de decidir a cuáles destinos llegar. Y así como las mentes innovadoras no conocen fronteras, los productos de comestibles ALDOR tampoco, por lo cual actualmente están conquistando mercados muy lejanos como Medio Oriente, África y Asia.

Este empresario ha logrado obtener las destrezas necesarias para ejercer un liderazgo eficaz a nivel nacional e internacional. Gracias a la experiencia que ha obtenido con la planta de producción que crearon en Suráfrica, admite que aunque compartimos algunas cosas en común, también existe una gran diversidad social y cultural, lo cual sin duda se ha convertido en un viaje muy interesante que le ha exigido aprender sobre otras culturas. Este aprendizaje se ha dado en todos los niveles, tanto en la alta dirección como en los grupos de apoyo y los operarios, comprobando la capacidad innata que tenemos los colombianos para entendernos bien en medio de diferentes contextos.

Leonardo Aljure tiene la convicción de que la integralidad de un buen líder radica en dirigir todos los esfuerzos de la empresa en beneficio de sus grupos de interés, empezando por los empleados, accionistas, clientes y especialmente por el bien del país. Reconoce que no siempre se na-vega entre aguas tranquilas, sino que con frecuencia aparecen momentos difíciles en los que las empresas pierden el norte y es ahí cuando el deber del líder es crear seguridad en medio de este desafiante panorama ayudando a la colectividad a buscar una respuesta, siendo ejemplo, creando pasión y lográndolos unir para que todos juntos alcancen cualquier objetivo por grande que parezca.

“Los empresarios debemos tener un plan claro de lo que queremos hacer” afirma el Gerente General de ALDOR, resaltando la importancia que debemos darle a definir objetivos supremamente enfocados y construir los pilares que sean necesarios para lograrlos, como lo son la eficiencia productiva, la innovación y la construcción tanto de muy buenos productos como de marcas. Considera que es urgente pasar de productos básicos a productos con valores agregados, especialmente en la industria de quienes hacen alimentos, ya que en nuestro país se están desarrollando mucho las frutas, lo cual es una gran oportunidad para exportar productos que tengan valores alimenticios y nutritivos para los consumidores.

Este capitán de una de las empresas líderes en exportaciones, nos invita precisamente a embarcarnos en proyectos más ambiciosos, reinventándonos a diario, manteniendo la competitividad a través de procesos tanto administrativos como productivos más eficientes, capaces de entender la importancia de hacer productos de excelente calidad y construir marcas fuertes que no solo logren proyectarse a nivel local sino también internacional. Finalmente, dicen que algunos no son profetas en su propia tierra pero ALDOR ha sido la excepción logrando consolidarse de manera importante en el mercado colombiano.

Esta empresa durante los últimos años ha crecido al doble dígito y planea crecer un 22% en el 2016 duplicando sus ventas a nivel nacional durante los próximos cuatro años e incursionando en las bebidas como parte de su proyecto de crecimiento. De este modo, Leonardo Aljure demuestra que ALDOR es una empresa que ha sabido liderar un gran equipo de colaboradores apasionados, convencidos en lo que hacen y para quienes todo es posible.

Vea aquí la entrevista completa al Dr. Leonardo Aljure: