Hoy en nuestra revista El Indicador nos acompaña, en nuestra sección El Personaje, un gran empresario de la región del Valle del Cauca, el Dr. Luis Fernando Tascón, un hombre encantador, trabajador y líder reconocido por su trabajo, su carisma y su gran labor social, reflejada en la responsabilidad social de su empresa, Santa Anita Nápoles.

¿Cómo nace la empresa Santa Anita?

Bueno esta compañía nace hace unos 60 años en el año 57, por allá en un mes de diciembre, de dos emprendedores que siempre han sido muy allegados al agro, Jaime Duran Molina y Luis Alfonso Tascón, mi padre. Jaime Duran Molina era mi abuelo materno, arrancan con un emprendimiento de cerdos, para genética, para vender genética y para vender lechones, entonces empiezan a importar las madres reproductoras de varios países, Holanda, Inglaterra y Estados Unidos y traen por primera vez al país algunas razas que no existían acá y al cabo de unos 10 años la compañía se convierte en la primera empresa de raza y de genética de cerdos en Colombia y se convierte en un referente.

A finales de la década de los 60 cuando el negocio de la carne de cerdo sufre unas complicaciones y se pone muy malo, ellos ya venían con la experiencia en la producción propia del alimento concentrado para alimentar los cerdos y aprovechan esa infraestructura y hacen un ensayo con gallinas ponedoras y de ahí nace Santa Anita desde el punto de vista avícola. Más o menos hacia finales de los 60 arrancan con un emprendimiento, con un lote de gallinas ponedoras hasta el año 74, cuando acaban completamente con el negocios de cerdos y el negocio gira completamente su rol a ser un negocio avícola de producción de huevos.

Nos convertimos en Santa Anita Nápoles en el año 2008, al fusionarnos con quienes eran nuestra principal competencia en ese momento que era Avícola Nápoles, fusionamos las dos compañías y hoy después de 10 años de la fusión nos hemos consolidado como la segunda compañía en tamaño en producción en Colombia.

 ¿Cuál ha sido Clave del éxito de Santa Anita Nápoles?

 Pues no se te decir cuál es la receta del éxito, pero si estoy seguro que huevos lleva, eso si te lo puedo garantizar. Yo creo que la clave de esta compañía durante su existencia ha sido tener confianza en todos los negocios que emprende, tener una mente abierta hacia el tema de las alianzas estratégicas, las asociaciones, por ejemplo, Santa Anita hoy en día tiene alrededor de 4 o 5 empresas asociadas en torno a la cadena productiva del negocio, incluso con otros socios que son competencia dentro del mismo negocio pero que hemos hecho emprendimientos bastante interesantes durante estos años y creo que la clave ha sido el poder tener confianza cuando se hace un emprendimiento y permanentemente estar haciendo las cosas de una manera diferente a como las hace el resto de la industria.

¿Cómo se han reinventado?

Este negocio donde cualquiera pudiera decir que un huevo es un huevo, pero un huevo no es un huevo, un huevo es diferente a otro huevo por todo lo que hay atrás de la cadena productiva, todo lo que hay en la genética de las gallinas ponedoras, todo lo que hay de calidad en cuanto a nutrientes, en todo el tema de producción de alimentos concentrados para alimentar las aves, porque finalmente la calidad de un huevo es el resultado de cómo alimentes a la gallina, entonces creo que esa investigación contante en todos los campos, en el de la genética, en el de la nutrición, ha sido fundamental para que nosotros tengamos un producto de excelente calidad y lo primordial ha sido desarrollar canales de comercialización donde podamos llegar más cerca de nuestro cliente y nuestro consumidor final y no tener tantos intermediarios dentro de la cadena de comercialización.

¿Cómo se encuentra Santa Anita Nápoles en el sector avícola?

 Hoy Santa Anita Nápoles juega un papel fundamental dentro del sector avícola, es la compañía número 2 en tamaño dentro del sector. Dentro del Valle del Cauca ocupamos un papel fundamental, estamos dentro de las primeras 100 empresas en el Valle, y lo más importante en los últimos años ha sido el constante crecimiento en generación de empleo, hoy contamos con un grupo con más de 1.350 colaboradores en todo el país, tenemos sedes en 9 ciudades en Colombia, llegamos hasta la costa atlántica, nuestra producción está en un altísimo porcentaje en el Valle del Cauca y norte del Cauca, pero desde el año 2015 arrancamos un proyecto muy importante para la compañía, de producción también en el departamento del Atlántico, a 40 minutos al sur de la ciudad de Barranquilla, donde estamos ya produciendo huevo en la costa atlántica para abastecer todo el mercado de la zona norte de Colombia.

¿Qué propuestas innovadoras tienen para el próximo año?

Esto es un tema de innovación constante. Nosotros tenemos un producto que termina siendo un commodity dentro del mercado, un producto genérico, aunque hemos trabajado mucho en el posicionamiento y desarrollo de marca para que el consumidor la reconozca cuando lo compre. El huevo termina siendo producto cuya decisión de compra no depende mucho de una marca, en eso hemos estado trabajando los últimos años, tratando de desarrollar productos con valor agregado, productos diferenciales, incluso hemos sido innovadores en el tema, por ejemplo, una línea de huevos con bajo contenido de grasa, con 25% menos de grasa que es nuestro huevo life, es un producto único en latinoamérica. Tenemos los huevos con contenido de omega 3, ahora con el tema de la onda natural y orgánica, tenemos unas gallinas en pastoreo y tenemos los huevos de las gallinas consentidas.

Permanentemente estamos en innovación, el próximo año tenemos un producto nuevo, estamos trabajando con nuestra empresa hermana, Ovo Pacific, en el desarrollo de huevo liquido pasteurizado y productos de valor agregado de huevos hidratados para el consumo institucional e industrial, permanentemente estamos desarrollando y para el año entrante tenemos un par de proyectos confidenciales, que son modelos de negocios bastante interesantes e importantes desde el punto de vista de modelos innovadores de negocios más que de producto, donde van a estar la apuestas el otro año.

¿Por qué Santa Anita – Nápoles?

Cuando realizamos el tema de la fusión, ambas marcas existían y tomamos la decisión de que por costos era mejor el posicionamiento de una sola marca, y en su momento se tomó la decisión que la marca que se posicionara a nivel nacional fuera la marca SANTA ANITA, sin embargo Nápoles era una marca bastante fuerte en el sur occidente colombiano, sobretodo en el canal de supermercados y autoservicios y por eso la conservamos en ese canal y la conservamos como una marca muy importante dentro de las góndolas y estanterías de los supermercados, con unos nichos de mercado específicos, y Santa Anita es la marca que estamos impulsando a nivel nacional y en todos los canales.

¿Cuál ha sido el impacto social de Santa Anita Nápoles?

Santa Anita ha trabajado muy duro desde hace muchos años en dos temas, uno es el tema de sostenibilidad, mirando el tema de lo ambiental y el tema social. En el tema de lo ambiental, no somos una industria contaminante pero somos una industria que genera unos residuos orgánicos que son las gallinazas de nuestras aves y a esos productos le hacemos un proceso de compostación para sacar unos abonos orgánicos que son incorporados hoy en las tierras del Valle del Cauca y en el eje cafetero y en el norte del Cauca, en diversos cultivos como en la caña de azúcar, la papa, las frutas, en el tema de pastos para ganadería, entonces ese ha sido nuestro trabajo en el mejoramiento y aportes al medio ambiente, siempre trabajamos en nuestras plantas tratando de causar el menor impacto posible al medio ambiente, estamos trabajando en 3 proyectos de energía renovable y solar.

En el tema de responsabilidad social, hace 35 años aproximadamente fundamos lo que se llama Fundación El Amparo, que tiene dos frentes, salud y educación. En el frente de salud la fundación nació con puestos de salud, en las zonas rurales cercanas a nuestras granjas, para atender a la población de escasos recursos, donde no había una atención medica cercana. Estos puestos de salud a lo largo del tiempo se han convertido hoy en unas IPS, que atienden en la zona de Candelaria, San Joaquín, el Carmelo, unos 12.000 pacientes mensuales en todo el tema de prevención, el tema médico general, vacunación y control a enfermedades cardíacas, hipertensión, controles prenatales a madres gestantes, y allí estamos haciendo un trabajo de la mano de las empresas de la región, dándoles servicios de las ARL y el tema médico empresarial, también tenemos un ala de odontología y laboratorio clínico dónde los pacientes pueden acceder a unos servicios más económicos o asequibles muy fácilmente a sus puntos de encuentro. Desde el punto de vista educacional tenemos 2, el primero es el Grupo Revivir donde tenemos unas 90 personas de la tercera edad, con actividades lúdicas en el día, con instructores para enseñarles cómo alimentarse, llevar una buena salud, entretenerlos y llevarlos a actividades culturales.

Contamos también con la Escuelita El Amparo, que está cumpliendo cerca de 30 años, donde tenemos todos los niveles de la educación primaria, desde el preescolar hasta quinto de primaria. Hoy en día tenemos alrededor de 185 niños estudiando con un subsidio bastante importante de la Compañía, los padres sólo deben pagan un valor simbólico; los maestros y la infraestructura es pagado por la Fundación El Amparo a través de la Compañía. De ese modo brindamos educación en el área de influencia de nuestras granjas.

Actualmente, egresados de la escuelita ya se han graduado de universidad, algunos son concejales de candelaria, y estamos muy complacidos de hacer ese aporte a la región y estarlo haciendo aún.

Hablemos !