Sonó mucho en días pasados el caso de Cadbury Adams (ahora Mondelez) y su salida del país, como consecuencia según la empresa, del rezago tecnológico en el que se encontraba la planta y por las tendencias del mercado. Aunque en ningún momento la empresa habló sobre la carga tributaria, lo cierto es que la salida de la multinacional puso el dedo en la llaga y provocó pronunciamientos desde diferentes aristas sobre el efecto que los impuestos tienen sobre las empresas y la competitividad de las mismas.

Así pues, muchos empresarios han sido enfáticos en afirmar que la tributación en Colombia es muy alta en comparación con otros países de América Latina, lo que a la larga frena la competitividad, la capacidad de generar empleos de calidad y la inversión. Días antes de la noticia del cierre de la planta de chiclets y caramelos, el vicepresidente de Argos, Ricardo Sierra, afirmó durante un evento organizado por Bancóldex que “el tema tributario está empezando a pesar demasiado” y reveló que el año pasado pagaron ochocientos mil millones de pesos, con una tasa de tributación de más del 60%.

Por su parte y ante tantos comentarios, la Ministra de Comercio, Cecilia Álvarez, argumentó que en los últimos años son más las empresas que han entrado que las que han salido del país.

Algo así como que el que peca y reza empata. Según los datos suministrados por la Ministra, es cierto que han llegado muchas empresas y gran parte de ellas han inaugurado gigantescas plantas de producción que por supuesto contribuyen al crecimiento del PIB y a generar empleo. Sin embargo, lo ideal sería que las que ya estaban y que durante años se han mantenido como pilares de la economía regional y nacional, no se vayan como ocurrió con Cadbury Adams, un referente de la industria en el Valle del Cauca.

La necesidad radica entonces en identificar qué nos hace menos atractivos que otros mercados como el mexicano y qué tanto influye en esa aparente falta de competitividad las obligaciones tributarias y la política industrial colombiana.

 

maria-del-mar-montes

Cordialmente,
Maria del Mar Montes Velásquez
Directora Editorial El Indicador
m.montes@bkf.com.co

firma-editorial