Durante la IV Cumbre del INCP, celebrada el pasado 25 y 26 de agosto en la ciudad de Cartagena, tuvimos la oportunidad de entrevistar al Dr. Pedro Luis Bohórquez – Contador General de la Nación, quien nos contó cómo va el proceso de implementación de las NIIF en el sector público.

El objetivo misional de la Contaduría General de la Nación es orientar la toma de decisiones en la administración pública. En este sentido, ¿cómo aporta la implementación de las NIIF en el sector público?
Para la Contaduría General de la Nación como entidad reguladora de la contabilidad pública, este proceso de convergencia contable hacia prácticas líderes y estándares internacionales en el caso del paquete de las NIIF, ha sido muy importante ya que se la contabilidad de las empresas del Estado se ha logrado acomodar a unas prácticas contables que tienen que ver con transparencia, visibilidad y buena gobernanza.

En el caso de las entidades y empresas del Estado, nosotros creamos dos escenarios para este proceso de convergencia a partir de la Ley 1314; uno para aquellas empresas que están en el mercado de valores y que cotizan en las bolsas, es decir, que se encuentran en el Registro Nacional de Valores y Emisores, mientras que el otro escenario estarían aquellas empresas del Estado que no cotizan en el mercado, que no captan ahorro público y que no lo administran, las cuales son alrededor de 1500 empresas.

Según lo anterior, las primeras empresas ya presentaron su información contable a diciembre 31 del año 2014, la cual consolidamos en el Balance General de la Nación a diciembre 31 de 2015. Mientras tanto, las otras empresas son las que este año nos van a reportar en paquete NIIF.

Ahora, en el caso de las empresas nuestras que pertenecen al grupo 2, ellos no están con el paquete NIIF – PYMES, como sucede en el sector privado. Nosotros fuimos un poco más allá al tomar el paquete NIIF full y lo adaptamos a estas empresas del Estado, que son las que están trabajando su presentación de información este año.

Este tránsito no ha sido fácil porque es el acomodamiento de la contabilidad pública a prácticas líderes internacionales. Es un proceso de contabilidad local a contabilidad internacional. En este aspecto, ahí vamos trabajando en esos temas y la Contaduría está acompañando a todos sus regulados en sus procesos.


¿Cuál es el aporte de las NIIF a la contabilidad pública en Colombia?

Como ya lo he manifestado en muchos eventos y actos académicos “la contabilidad privada es el lenguaje de los negocios y la contabilidad pública es el lenguaje de los gobiernos”. Y hoy en día el lenguaje de los gobiernos, en este proceso que atraviesa nuestro país, es el lenguaje también de la paz. La contabilidad pública ayuda a construir país, por lo cual, nosotros como reguladores, le hemos dado toda la posibilidad a todas las empresas del Estado para que acojan estas prácticas líderes.

Esta decisión la tomamos como una práctica de buen gobierno, la cual sometimos a validación del Board del IFRS. Es decir, el IASB nos validó este modelo de contabilidad para Colombia alineado en convergencia con las NIIF.

Creo que este ha sido un ejercicio bien interesante que le ha dado visibilidad a nuestro país a nivel internacional en lo que tiene que ver con la contabilidad pública y de eso debemos sentirnos honrados los colombianos.

De este modo, seguimos trabajando en ese tema capacitando a los colombianos y a los contadores en la nueva contabilidad pública alineada a estas prácticas para las pequeñas y medianas empresas, que en nuestro caso, son las empresas del Estado que no cotizan en bolsa.


¿Cómo va el proceso de implementación 
de las NIIF en el sector público? ¿Se ha cumplido con los tiempos estipulados para este proceso?
El primer cronograma se cumplió completamente a diciembre 31 de 2015 con las empresas que ya reportaron ese año con el paquete completo del decreto 2784 y los anexos que nosotros incorporamos en la contabilidad. Estas son las empresas grandes del Estado: ISA, EPM, y otras tantas que ya están en el concierto internacional, las cuales tienen el suficiente musculo financiero, por lo cual se han apoyado en consultores y asesores externos donde la Contaduría no tiene ninguna injerencia.

En el caso de las pequeñas empresas que están en un modelo por convergencia y adaptación de norma, estamos trabajando con ellos y capacitándolos en la cotidianidad. El año pasado consolidamos las del primer grupo y los efectos patrimoniales a nivel del Balance General de la Nación fueron de 9 billones de pesos que impactaron tanto el Patrimonio General de la Nación como las diferentes cuentas del balance y del estado de resultado.

Pero ahí vamos. Este es un proceso de acomodamiento de la contabilidad que no es fácil en el sector público por la gran cantidad de normatividad que existe en torno a este tema.


¿Cómo han sido beneficiadas o 
afectadas las empresas del Estado durante este proceso de convergencia?
El acomodamiento de la contabilidad pública a prácticas líderes internacionales, como las NIIF, ha posicionado las empresas del Estado, especialmente las del grupo 1. Hoy en día estas empresas han ganado visibilidad en el concierto internacional, posicionándose en el mundo de los negocios, ganando y compitiendo con los privados.

Es el caso de ISA. Esta es una empresa del Estado que le reporta alrededor de sesenta mil millones de pesos en rentabilidad, es decir, 500 mil millones de pesos al año al Tesoro Nacional con las transferencias. Además, se ha ganado cualquier cantidad de negocios en igualdad de condiciones con los privados en Centroamérica, Chile, México y en los Estados Unidos. De este modo, podemos decir que este proceso le ha permitido a la contabilidad ser internacional y que además las empresas del Estado están ganando negocios internacionales.

En cuanto a los impactos, no se han visto afectados sus negocios, sino que el efecto se ha visto es en el acomodamiento con los registros que tienen que hacer al pasar de prácticas contables locales a prácticas contables internacionales.

Este último fue el caso de Ecopetrol que en su último informe del año 2015 dice que perdió 2,5 billones de pesos. Pero esto no quiere decir que perdió en los efectos de los flujos de caja, sino que lo que perdió fue por unos acomodamientos contables que se hicieron del orden de 500 mil millones de pesos en las amortizaciones del GoodWell de Ecopetrol.

Efectivamente una de esas amortizaciones tuvo que reversar contra el estado de resultados en los ingresos prospectados o que tenían proyectados en el balance sobre el diferencial cambiario que había de los barriles de petróleo, por el diferencial que bajo de 80 a 50 y 45 dólares, situación que todos los colombianos conocen.

Evidentemente eso impactó el balance. Pero fue desde el punto de vista de los registros contables para presentar la realidad económica y las revelaciones que se hicieron, mas en flujos de caja no se afectó.


¿El proceso de implementación de 
las NIIF en el sector público se realizará de manera centralizada o cada entidad del Estado tiene autonomía de contratar su propia consultoría?
La Contaduría General de la Nación, por constitución y por Ley, no es entidad de vigilancia ni de control. Es decir, por mandato de una norma tenemos supervisión sobre el marco regulatorio, pero esto no incide absolutamente en la gestión administrativa de las entidades del Estado a las cuales regulamos en materia de contabilidad.

Entonces las entidades del Estado, llámense empresas o entidades de gobierno, tienen plena libertad dentro de su quehacer institucional y misional, de buscar las asesorías que estén ofreciendo en el mercado las firmas de auditoría y los profesionales contables.

Este es un tema en el que nosotros no tenemos ninguna injerencia. Nuestros regulados tienen plena libertad para buscar los apoyos que necesiten durante la convergencia que está atravesando Colombia en medio de este proceso de globalización contable.


Y sí cada una contrata su consultoría por separado ¿cómo se garantiza la homogeneidad en la aplicación y qué tipo de controles se van a llevar a cabo para garantizarla?

Se supone que quien va a asesorar a unas empresas del Estado o entidades del gobierno tiene las suficiente experiencia, competencia y conocimiento sobre la regulación que se ha expedido tanto para el sector público como privado, la cual es homogénea y no se pueden presentar asimetrías en las informaciones.

Por el contrario, yo creo que estas asesorías que les van a dar a las empresas y entidades del Estado, ayudarán en el ejercicio de alinearse a esas prácticas que están reguladas y que, para el caso de la contabilidad pública, son de estricto cumplimiento so pena de incurrir en causal disciplinaria en gerente público que no observe las regulaciones establecidas por la Contaduría General de la Nación.

Entonces, en el sector público se facilita más la aplicación de la norma porque es reglada y es normada por la Contaduría, mientras que en el caso del sector privado se pueden tomar opciones en un momento determinado en la aplicación de la norma.


¿Qué tipo de estrategias de formación y difusión implementaron con los funcionarios de las entidades públicas con el fin de prepararlos adecuadamente para asumir este cambio?

La Contaduría General de la Nación por mandato de la Ley tiene que capacitar a sus regulados, pero la demanda de capacitación frente a nuestra oferta de capacitación no calza. Es más el volumen de demanda que nuestra capacidad de oferta.

De este modo, con los escasos recursos que nos aforan en la ley de presupuesto de cada año, estamos capacitando en las diferentes regiones del país sobre estos nuevos marcos de la contabilidad pública.
En el caso de este año 2016, estamos haciendo capacitaciones en 26 ciudades de Colombia mediante talleres de 4 días y medio a los que asisten entre 200 y 250 funcionarios públicos; contadores, revisores, gerentes financieros, jefes de control interno, a quienes estamos dando la capacitación básica para que entren en este proceso.

En la Contaduría somos del concepto de que nada sacamos con expedir una norma, desde el punto de vista regulatorio, si nosotros no le damos algunas herramientas de inicio a los regulados para que comiencen a trabajar estos procesos de convergencia contable en cada una de las entidades, lo cual además tenemos que hacerlo por mandato de la ley que es imperativa a nosotros.


¿Quién tiene la facultad de sancionar a las entidades públicas que no cumplan con el cronograma y qué tipo de sanciones se aplicarían?
Decir que nosotros tenemos poder sancionatorio, no. Nosotros tenemos un poder de supervisión. Efectivamente las entidades del sector público que en algún momento determinado no observen el régimen de la contabilidad pública, son sujetos de la Ley 734 por parte de la entidad competente en este tema que es la Procuraduría y al interior de las organizaciones cada gerente público tomará las medidas por no complementación del régimen.

Precisamente la Ley 298 le da facultades sancionatorias a la contaduría y estamos trabajando en un proyecto para que el Congreso de la República le expida una Ley a la Contaduría para poder sancionar a quienes inobserven el régimen de contabilidad pública.


¿Cuáles son los aportes más significativos que trae el código de ética del IESBA en el tema de transparencia en la información emitida por las entidades públicas?

Hablar de ética en este país es un tema coyuntural. Yo soy del concepto de que la ética no es porque alguien se lo diga a uno. La ética no es porque esté en un manual. La ética no es porque esté en un decreto. La ética no es porque esté en un ejercicio que haya producido el IFAC.

La ética es algo natural a la persona y al ser humano y la persona puede ser ética desde su formación. Ya que los códigos de conducta de un ejercicio que debe observar un profesional, llámese el médico, ingeniero, etc.

En nuestro caso, los contadores tenemos un referente internacional expedido por el IFAC y el IAS, las cuales constituyen buenas prácticas de gobernanza y autorregulación para nosotros a nivel mundial. Y ahora con las normas de aseguramiento se incorpora el tema ético el cual es consustancial a cualquier profesión.

Entonces se me hace que el tema de la regulación, desde el punto de vista del regulador privado del código de ética, lógicamente impacta el trabajo de la auditoría que se hace en las entidades de gobierno y las empresas del Estado. Pero nosotros no tenemos competencia en el tema de aseguramiento de la calidad, por lo cual ese tema, aun cuando lo podemos abordar, no es consustancial al quehacer misional e institucional de la Contaduría. Pero el tema ético sí.

En Colombia hay que volver por la ética en los negocios. Tenemos que abogar por la ética de las buenas prácticas de los profesionales porque ser ético paga en este país. Nosotros los contadores tenemos que ser barreras infranqueables contra todos estos temas de la corrupción, denunciando, ayudando a minimizarla, acabarla y desterrarla de este país.

Vea aquí la entrevista completa al Dr. Pedro Luis Bohórquez, Contador General de la Nación:

Hablemos !