Si bien un sueldo saludable contribuye a la satisfacción de los empleados, el dinero no garantiza que los mejores empleados permanezcan en la Compañía, si no se cumplen otros aspectos que también son importantes.

Don Rheem, autor de Thrive By Design: La neurociencia que impulsa las culturas del alto rendimiento, comenta: “El dinero satisface, pero tiene muy poco impacto en el comportamiento diario. Mucho más impactantes son las cosas que el dinero no puede comprar; cosas que un empleador receptivo debería proporcionar todos los días”.

Rheem dice que la neurociencia ha mapeado las condiciones ideales que, cuando se abordan, permiten que el cerebro se desarrolle y opere mucho más cerca de su capacidad máxima. Estas condiciones pueden hacer que los empleados sean más productivos, más saludables y más felices en el lugar de trabajo.

También afirma que las compañías que siguen su enfoque basado en la neurociencia muestran un aumento del 30% en el compromiso en sólo un año, y un aumento del 75% en el personal de alto rendimiento en sólo 4 años. Sugiere cuatro posibilidades donde los empleadores y líderes de una empresa deberían centrar sus esfuerzos:

  • Fomente las relaciones de confianza. Los empleados prosperan en una cultura de trabajo que promueve la confianza y el cuidado mutuo, del mismo modo que los primeros humanos aprendieron que la supervivencia en un mundo peligroso era mucho más probable en clan o tribu de lo que era aislada. “Dado que hoy la mayoría de las personas pasan la mayoría de sus horas en el trabajo, los empleadores que promueven un lugar de trabajo pro-social pueden obtener mayores beneficios integrados”, dice Rheem. “Esto va a superar el pago por rendimiento y otras recompensas monetarias a largo plazo”.
  • Ayude a los empleados a encontrar significado y propósito. En el pasado, la estabilidad que ofrecía un trabajo era suficiente para que los empleados se presentaran a trabajar todos los días. Pero hoy en día, es muy común que un empleado cambie de trabajo muchas veces durante su vida laboral. Si un empleador desea mantener niveles de retención más altos, debe esforzarse por proporcionar una conexión más profunda de los empleados con su trabajo, sus compañeros de trabajo o la misión y visión de la organización.
  • Cree un trabajo desafiante. Los empleados de alto rendimiento, aquellos sobre quienes se construyen grandes empresas, prosperan en un ecosistema de Lugar de trabajo que incluye un desafío positivo. “Los líderes deben darse cuenta de que el beneficio no se debe simplemente al desafío: es en el reconocimiento y la celebración que se produce cuando se cruza la línea de meta”, dice Rheem. “El punto clave es que los líderes establezcan metas que estén al alcance y reconozcan la victoria antes de precipitarse en el siguiente desafío”.
  • Dar a los empleados autoridad para innovar y asumir riesgos. Un lugar de trabajo jerárquico basado en el miedo y la desconfianza ahoga la innovación, y enfoca a los empleados en la supervivencia diaria del trabajo en lugar de en la excelencia de su desempeño. Sin embargo, un lugar de trabajo basado en la confianza y el empoderamiento de los empleados, prepara el escenario para que las personas asuman riesgos y cometan errores sin temor a una respuesta acusadora. La innovación y la toma de riesgos pueden no motivar a todos los empleados, pero la sensación de que la administración respeta y tiene confianza en los empleados, respalda una cultura más sana en la que a los colaboradores de alto rendimiento les encanta desafiarse.

“Los empleadores que respaldan estas condiciones en el lugar de trabajo brindarán a los empleados más motivos para sentirse queridos, de confianza y respaldados”, dice Rheem. “Esto, a su vez, tendrá un impacto positivo sobre el compromiso, la retención y la moral de la empresa”.

WhatsApp