¿Alguna vez ha tenido un compañero difícil en el trabajo? Existen varios tipos de “personas difíciles” en el ámbito laboral, con una cosa en común, no conocen la palabra equipo, unión, sentido de pertenencia y compromiso. Se pueden clasificar en: los problemáticos, los envidiosos, los aislados, y los lucidos.

Por una parte, tenemos a “Los problemáticos”. Son los que no están de acuerdo con nada, no se adaptan a los cambios, a todo le ven problema, y son muy difíciles de llevar; irradian negativismo en su entorno, critican todas las actividades que realiza la empresa, incluyendo a sus jefes y compañeros.

¿Cómo tratar?
Cuando esta persona plantea problemas (y usted sabe que lo harán), pídale más detalles. ¿Por qué el cliente no firma? ¿Qué esta pasando ahí? Presiónelo para que describa completamente el problema y pídale una solución. Él / ella puede plantear algunos puntos válidos, por lo tanto, tome nota, nunca ignore lo que tienen que decir, y comprométalo para que ayude a resolver la situación.

“El envidioso” por su parte, es el que envidia los reconocimientos que le dan a los demás, la ropa o accesorios que usan sus compañeros. Envidia a sus jefes directos por sus cargos, y desea y sueña ser como los demás. No es autentico y siembre busca parecerse a uno o varios de sus compañeros, incluso hasta vistiéndose igual.

¿Cómo tratar?
Este tipo de personas pueden ser inseguras y eso les lleva a sentirse amenazados por su éxito. Intente mostrarle a esta persona que quieres trabajar en equipo con Él / ella, no en contra de ellos. No se deje desviar por su naturaleza competitiva.

Otro tipo de Compañero difícil es “El Aislado”. Este se caracteriza por hablar con pocas personas, por permanecer aislado en cualquier evento o actividad que se realice en la empresa, por no poner de su parte para la integración, por estar siempre en silencio y con una actitud de querer estar más en otro lugar que en la empresa, lo cual hace que sea el menos productivo y que no sea bueno para un sano clima laboral.

¿Cómo tratar?
Intente siempre, aunque sepa que recibirá un No como respuesta, invitarlo a participar de las actividades de grupo. Asigne responsabilidades en las que tenga que interactuar con los demás, promueva un ambiente paticipativo y no se deje contagiar de su negatividad.

Y sin quedarse atrás, también existe el compañero “Lucido”. Este compañero es el chismoso, el metido de la oficina, el menos queridos por todos. Es uno de los más difíciles de sobrellevar en las organizaciones, ya que el perfil que maneja, es el de quedar siempre bien con su jefe sin que esto signifique pasar por encima de los demás, e interpone sus ideas a toda costa, también es manipulador y se cree el sabelotodo.

¿Cómo tratar?
No alimente las preguntas de esta persona, cortésmente deje la conversación. Dígale que prefiere no hablar de eso o pretenda que no tiene ninguna opinión sobre el tema. No te dejes absorber por la actitud de estas personas.

Así que, si usted trata con este tipo de compañeros todos los días en su propia área o en su empresa, le recomendamos que lo sepa sobrellevar, mantenga la calma, evítelos si puede, fije límites y controle sus emociones. En lo posible trate de resolver las diferencias personalmente lo más pronto posible. Se recomienda hacerlo después de 24 horas y en menos de 48, para que no se trate de arreglar el problema en el momento de desacuerdo, y que tampoco pase el tiempo y se acumulen los sentimientos de tensión con la otra persona.

WhatsApp