Para proyectar una imagen profesional, es necesario tener equilibrio y armonía con usted mismo, se debe tener claro si quiere ser un jefe o un líder y qué es lo que desea reflejar. A un profesional deben respaldarlo sus estudios, sus logros, su forma de ser, sus valores, su imagen física, su comunicación verbal y no verbal.

Toda persona que desee proyectarse como un profesional para conseguir el éxito, debe reflejar una personalidad propia integral, actitud y compromiso hacia la empresa para la cual trabaja; Buscando una proyección asertiva, la cual debe ser acorde a cada trabajo, es decir de acuerdo a las normas, reglas y valores de cada empresa.

Un buen profesional debe estar lleno de virtudes y tener una suma de cualidades; Una buena presencia se logra a primera vista y desde el primer día de trabajo. Toda imagen física debe proyectar una personalidad autentica, que contenga postura, actitud, mirada, expresión corporal, sin olvidar que todo lo que se diga debe ser coherente con su actuar.

Si usted es una persona que quiere cambiar y darse a conocer como un buen profesional, empiece por ser un buen comunicador, por aprender a escuchar y por motivar, por tener un estilo cómodo formal en su vestir con el que sienta seguridad.

Cuando logre tener un alineamiento entre su personalidad, su vestir, su eficiencia, su puntualidad, su productividad y su actuar, logrará proyectar ese profesional exitoso que quiere ser y puede ascender.

No se quede con “la pinta” de universidad, ni refleje una imagen inmadura y poco confiable. Empodérese de si mismo, proyéctese y refleje lo que quiere llegar a ser.

Por último, recuerde que vivimos en un mundo competitivo, donde su vestir puede ser su carta de presentación, y su actitud, presencia, habilidades y conocimientos, la llave para entrar a la empresa de sus sueños.