¿Cómo y cuándo pedir un aumento salarial?

Si usted es como la mayoría de las personas, ha pasado bastante tiempo desde que pidió un aumento salarial, o tal vez no lo ha solicitado. Sorprendentemente, muchas personas nunca han pedido un salario más alto porque se sienten incómodas a la hora de iniciar esa conversación, o están preocupadas por parecer codiciosas, o simplemente no están seguras sobre cómo abordar el tema.

Tenga en cuenta que pedir un aumento es algo muy normal en la vida laboral y si está evitando hacerlo por incomodidad o por temor, podría estar perdiendo una gran cantidad de dinero, sólo por evitar una conversación que podría durar tan solo cinco minutos.

No siempre es obvio cuándo o cómo pedir un aumento. Conocer el momento adecuado, tener una estrategia, podría darle un mejor resultado en lugar de lanzarse ciegamente. Prepararse muy bien antes de hacer su propuesta puede aumentar enormemente sus posibilidades de éxito.

 

Considere estos tips a la hora de pedir un aumento salarial:

1. Pregunte después de un gran logro. ¿Acaba de cerrar un gran contrato, o realizó una gran venta? Entonces es un buen momento para pedir un aumento salarial. Aproveche el impulso de su éxito, es un momento ideal para pedir un aumento. Pero si ha cometido muchos errores, o su jefe no ha parecido satisfecho con su trabajo, una solicitud de aumento probablemente no salga bien, y corre el riesgo de parecer que usted no está evaluando su propio rendimiento con precisión.

2. Escriba y ensaye su discurso. No inicie esa reunión con las manos vacías y sin haberse preparado de antemano. Haga una lluvia de ideas con una lista de razones concretas de por qué se merece un aumento, tome nota de ellas y ensaye su discurso para garantizar que sea seguro y convincente. Además de enumerar sus logros, y si este es su caso, también puede mencionar una expansión reciente en sus responsabilidades en el trabajo, tareas adicionales que ha asumido, nuevas estrategias que ha adoptado, proyectos que ha encabezado, y cualquier plan que tenga para aumentar el éxito de su departamento.

3. Mida su solicitud, no se exceda. Familiaricese con la política de aumentos de su empresa. ¿Cada cuánto tiempo realizan revisiones de desempeño? Consulte discretamente con sus compañeros de trabajo, o pregunte a su departamento de recursos humanos para tener una idea de la línea de tiempo. Si es posible, intente alinear su solicitud con la trayectoria financiera de la compañía.

Sepa cuándo están llegando nuevos fondos, cuándo comienza el nuevo año fiscal, o cuándo cree que su empleador podría fácilmente considerar una solicitud de aumento salarial.

4. Vístase para la ocasión. Aunque el código de vestuario en su oficina sea poco exigente, tómese unos minutos extra para ponerse una corbata, y verificar que está muy bien presentado. Aunque no quiera parecer como si estuviera esforzándose demasiado, lucir pulido y profesional no le hará daño, y por el contrario le ayudará a sentirse más seguro mientras defiende sus argumentos.

5. Tenga otras opciones como plan B. Nadie quiere escuchar un “no” como respuesta, pero un rechazo puede convertirse en una oportunidad para hacer otra proposición. ¿Desea trabajar desde su casa un día por semana? ¿Necesita un nuevo computador portátil para su trabajo? ¿Hay alguna conferencia o capacitación a la que le gustaría asistir? Es más probable que su jefe diga “sí” a una solicitud más pequeña después de decir “no” a una grande.

Recibir un “no” también es la oportunidad perfecta para preguntar qué se necesitaría para obtener un aumento en el futuro. Un gerente decente debería ser capaz de explicarle lo que necesitaría hacer para ganar más, que podría ser desde “administrar su trabajo de forma más autónoma” hasta “mejorar la actitud con sus compañeros de trabajo”, luego puede evaluar si puede y está dispuesto a seguir el camino establecido por su gerente. Si su gerente no puede darle detalles sobre cómo puede ganar un aumento en el futuro, esa puede ser una señal de que posiblemente deba irse para obtener un ingreso superior en otro lugar.

6. No pregunte por correo electrónico. Aunque estamos en la era digital donde muchos asuntos se atienden por este medio, realmente debería tener en persona la conversación sobre sobre un aumento. Es la mejor manera de demostrar que habla en serio, y también le permitirá medir la reacción de su jefe a su pedido.

En este caso use el correo electrónico sólo para acordar un espacio libre para discutir el tema. Incluso podría ver si él o ella está disponible para una reunión de almuerzo, que puede ser un buen escenario para tener una conversación.

7. No pregunte en un momento de alto estrés. Use el sentido común cuando se acerque a su jefe sobre la posibilidad de un aumento. Si su superior está particularmente estresado y con exceso de trabajo, probablemente no sea el mejor momento para abordar el tema. Si es posible, espere y pregunte durante una pausa, o al menos cuando vea que su jefe está de buen humor.

8. No dé un ultimátum a menos que esté dispuesto a perder el trabajoTenga cuidado sobre cómo abordar el tema. No querrá parecer demasiado duro o exigente. Por supuesto, tenga confianza y firmeza en su solicitud, pero tenga en cuenta su tono de voz y procure ser paciente, profesional y comprensivo.

Tenga cuidado con la forma de negociar. Probablemente quiera evitar que suene como una exigencia: ¡Necesito este aumento, o de lo contrario…! Trate de mantenerse en buenos términos con su jefe, incluso si él o ella dice que no.

9. No use información sobre los sueldos de sus colegas como una razón por la cual debería obtener un aumento. Evite traer chismes de la oficina a su discurso. Aunque sepa que alguien gana más dinero que usted y piensa que merece un salario igual o superior, es aconsejable mantener ese tipo de información privada fuera de su conversación. Simplemente no es profesional, y nunca se sabe si lo que le han contado, o ha escuchado, es verdad. En cambio concéntrese en su propia experiencia individual y sus logros, y en por qué debería obtener un aumento en lo que respecta a sus propios méritos, no en función de lo que le están pagando a los demás.

10. No proporcione demasiada información personal. Idealmente, debe intentar diseñar su propuesta de una manera que se centre en las razones por las cuales merece un aumento en el salario, en lugar de por qué podría necesitarlo. Hay algunas cosas que es mejor no decir cuando se habla de un aumento salarial, no es una buena idea citar razones personales, por ejemplo, si su cónyuge perdió su trabajo, si está enviando a su hijo a la universidad, o si una inversión salió mal, y en su lugar enfóquese en mencionar sus méritos.

¿Qué esperar después de haber pedido un aumento?

Aunque realmente quiera escuchar una respuesta, no siempre la recibirá de inmediato. A menos que se encuentre en una empresa muy pequeña, puede ser que su gerente no tenga la autoridad para otorgarle un aumento de sueldo, incluso si él está de acuerdo. Probablemente deba discutirlo con Recursos Humanos u otros gerentes de la compañía.

No se sienta mal si su solicitud es rechazada. La razón podría ser que simplemente no haya dinero en el presupuesto para aumentos salariales, independientemente de cuán bien merecido sea su aumento. Además, muchas compañías tienen políticas que determinan los salarios y los aumentos salariales, por lo que puede no haber flexibilidad en ese tema.
.
Le invitamos a leer: El estancamiento laboral

Hablemos !