Desde muy niño mostró la determinación y el empuje que aún lo caracterizan. En aquel entonces y pese a la escasez de recursos, Armando González Materón le comunicó a su madre que quería ser médico y que haría todo por cumplir ese sueño. Años más tarde llegaría a Cali, procedente de la ciudad de Buga, a cumplirlo.

Desde muy joven empezó a dar fuertes señales de liderazgo. Recuerda que paralelamente a sus actividades como cirujano, gustaba de organizar actividades con sus compañeros y era una voz a seguir en todo tipo de situaciones.
Cuenta el Dr. González que mientras trabajaba como docente de la Universidad del Valle fue cuando empezó a abrirse la posibilidad de acercarse a la parte administrativa. Por aquel entonces le ofrecieron la oportunidad de desempeñarse como jefe de quirófanos en el Hospital Universitario del Valle, y una vez asumido el cargo, el camino por la gestión administrativa ya estaba trazado. Efectivamente, pasó de ser jefe de quirófanos a desempeñarse como director de dicho hospital, entre los años 1979 y 1983. Tres años más tarde se convertiría en el gerente del Centro Médico Imbanaco, cargo que conserva en la actualidad.

El inicio de un sueño

Armando González Materón fue uno de los veintiocho profesionales que en el año 1970 empezaron a comprender la necesidad de crear un espacio donde pudieran ejercer la práctica privada, que inicialmente llevaban a cabo en el Hospital Universitario del Valle, alternándola con sus otras funciones. Sin embargo los problemas generados a partir de grupos estudiantiles, los llevaron a mirar nuevas opciones para cubrir esas necesidades. Así, en el año 1976 entró en funcionamiento el Centro Médico Imbanaco, que en aquella época solo contaba con veintiocho consultorios, un laboratorio muy modesto y un equipo de rayos x simple. Poco a poco, el proyecto fue creciendo conforme a las necesidades de la gente, empezando a practicar cirugías ambulatorias, y a ofrecer el servicio de cuidados intensivos.

Al día de hoy, este centro de salud se ha posicionado como una de las clínicas más importantes no solo de Colombia, sino de Suramérica. La mayor parte de su historia ha sido guiada a través de este gran líder, que lleva 30 años trabajando por mejorar cada día este increíble proyecto. Sin embargo es enfático en recalcar que nunca ha trabajo solo y que el éxito del centro médico y las oportunidades de proyección, han ido siempre de la mano de excelentes personas y equipos de trabajo, que guían cada una de las dependencias de la clínica.

La visión de un líder

Sin duda alguna Armando González Materón es un visionario; hoy, a punto de culminar el proyecto de ampliación de la clínica que comprendió la construcción de 82.000 metros cuadrados, con una inversión de 360 mil millones de pesos, el Dr. González ya está pensando en lo que se viene: otra torre para albergar más consultorios.
Las personas como él, no se conforman, ni siquiera después de una inversión de tal magnitud que implica tener lo último en tecnología relacionada con el sector de la salud. Tampoco le basta con saber que su proyecto generó más de 300 nuevos empleos. No, ahí no termina todo, como él mismo afirma “Disciplina, persistencia y emprendimiento… cuando termina una cosa viene otra”.

Hablemos !