Las alianzas estratégicas pueden definirse como “un acuerdo”, fusión o trabajo, con un conjunto de personas, empresas o países, para alcanzar objetivos que beneficien a ambas partes, las cuales trabajarán en busca de nuevas oportunidades y en pro de las metas para alcanzar el éxito.

Las alianzas estratégicas buscan llegar a un nuevo target y/o mercado, buscan innovar, tener nuevas oportunidades de negocio, publicitarse mutuamente y crear servicios complementarios. Sin embargo, no es tan fácil como parece porque a la hora de escoger su aliado, usted deberá informarse, investigar y escoger muy bien sus socios, ya que debe existir una plena confianza y lealtad hacia ellos, teniendo en cuenta la información que se va a compartir a la hora de hacer una asociación con una persona u otra compañía.

Las alianzas pueden hacer crecer o decaer una compañía, pues todo depende de si el servicio y/o producto que van a vender realmente tiene un valor agregado y si realmente los aliados van a ser transparentes, van a mantener su posición y convicción durante toda la alianza, es decir, que no van a cambiar de opinión.

Las alianzas bien estructuradas, son una metodología de cooperación con una estrategia clara de mercado. En caso de que usted encuentre la empresa y  las personas adecuadas, podría llegar a desarrollar un gran negocio, sin embargo, aquí le resumimos lo bueno y lo malo de las AE (Alianzas Estratégicas), para que usted las tenga en cuenta a la hora de fusionarse con otra persona o empresa:

Lo bueno:

  • Creación de nuevos productos.
  • Nuevos canales de distribución.
  • Nuevos clientes y mercados.
  • Mayores ventas.
  • Desarrollo e innovación.

Lo malo:

  • Incompatibilidad de intereses.
  • Compartir y/o dividir Ganancias.
  • Desconfianza y riesgo de falta de lealtad.
  • Su aliado podría quedarse con sus clientes.

Si usted está, o estaba, pensando en realizar un trabajo en conjunto, evalúe las ventajas y los riesgos que se adquieren al hacer una alianza estratégica, ya que de eso dependerá el éxito o el fracaso de su empresa. Busque afinidad no sólo en los negocios, sino también en su forma de pensar, en sus valores y en su forma de negociar, ya que en el transcurso del acuerdo usted deberá evaluar, replantear, re negociar, y mantener un constante diálogo abierto y respetuoso con su socio.

Te invitamos a leer: Expande tu negocio implementando el Neuromarketing
Hablemos !