Investigadores de la Universidad de Bergen han desarrollado un nuevo instrumento para medir la adicción al trabajo: la escala de adicción al trabajo de Bergen.

Este nuevo instrumento, se basa en elementos básicos de la adicción que se reconocen como criterios de diagnóstico para varias adicciones.

Algunas personas actúan como si fueran obligadas a trabajar y lo hacen de manera excesiva y compulsiva, estas personas se denominan: adictos al trabajo.

La profesora Cecilie Schou Andreassen de la Facultad de Psicología de la Universidad de Bergen (UIB), comenta que como consecuencia de la globalización, las nuevas tecnologías, y los cada vez más borrosos límites entre el trabajo y la vida privada, se ha venido presentando un aumento de la adicción al trabajo. Pero, ¿cómo saber si nos hemos convertido en adictos al trabajo?

La profesora Andreassen lidera el equipo que ha desarrollado el nuevo instrumento para medir la adicción al trabajo, que es el primero de su tipo en todo el mundo. Con su experiencia como especialista en psicología clínica y su trabajo como consultora para el sector privado, está familiarizada con las implicaciones de la vida real para la adicción al trabajo. Tras realizar varios estudios se ha podido determinar que la adicción al trabajo se asocia con el insomnio, los problemas de salud, el agotamiento y el estrés, así como a crear conflictos entre el trabajo y la vida familiar. La Escala de adicción al trabajo de Bergen se presentó recientemente en el artículoDesarrollo de una escala de adicción al trabajo” en una renombrada Revista Escandinava de Psicología.

Cuáles son los grados de adicción

Al realizar una autoevaluación y confrontarse con la escala, las personas pueden descubrir su grado de adicción al trabajo entre: no adictos, levemente adictos o adictos al trabajo, explica Andreassen.

12.135 empleados noruegos de 25 industrias diferentes participaron en el desarrollo de la Escala de adicción al trabajo de Bergen. La escala refleja los siete elementos centrales de la adicción: saliencia, modificación del estado de ánimo, tolerancia, abstinencia, conflicto, recaída, y problemas.

Los resultados muestran la escala como una diferenciación confiable entre adictos al trabajo y no adictos al trabajo.

La escala puede agregar valor a la investigación y práctica de la adicción al trabajo, particularmente cuando se trata de facilitar el tratamiento y estimar la prevalencia de la adicción al trabajo en la población general en todo el mundo, según Andreassen.

Autoevaluación: Siete criterios básicos

La Escala de Adicción al Trabajo de Bergen utiliza siete criterios básicos para identificar adicción al trabajo, donde todos los ítems se puntúan en la siguiente escala:
(1) Nunca, (2) Rara vez, (3) A veces, (4) A menudo, y (5) Siempre.

Responda sinceramente a los siguientes cuestionamientos:

  • ¿Piensa en cómo puede liberar más tiempo para trabajar?
  • ¿Pasa mucho más tiempo trabajando de lo previsto inicialmente?
  • ¿Trabaja para reducir los sentimientos de culpa, ansiedad, impotencia y depresión?
  • ¿Otros le han dicho que reduzca el trabajo y se ha negado a escucharlos?
  • ¿Se estresa si se le prohíben trabajar?
  • ¿Quita prioridad a pasatiempos, actividades de ocio y ejercicio, debido a su trabajo?
  • ¿Trabaja tanto que ha influido negativamente en su salud?

El estudio de Andreassen muestra que si usted ha calificación “A menudo” o “Siempre” en al menos cuatro de los siete ítems, se puede sugerir que usted es un adicto al trabajo. De ser así, no reste importancia a ese resultado y procure aplicar los correctivos necesarios para mejorar su calidad de vida.

* La Escala de adicción al trabajo de Bergen se desarrolló en la Facultad de Psicología de la Universidad de Bergen en colaboración con la Bergen Clinics Foundation de Noruega y la Universidad de Nottingham Trent en el Reino Unido.