El 2015 ha sido el plazo determinado, según la ley 1314 de 2009 para que las medianas empresas incorporen a sus prácticas financieras y contables, las Normas Internacionales de Información Financiera – Las NIIF, cuyo objetivo general es armonizar las técnicas contables y financieras de la organización, permitiendo obtener de manera más cómoda la información requerida en el momento oportuno.

Las NIIF destacan la información financiera y no se ciñen exclusivamente a los requisitos legales, lo que facilitará la toma de decisiones de la mediana empresa en términos de inversión, así mismo permiten que la organización maneje procedimientos más seguros que permitan cuidar su patrimonio.

Más allá de ser un nuevo marco contable, las NIIF implican calidad y transparencia en la información, factores que seguro serán de gran beneficio tanto para los propietarios de negocios, como para inversionistas, sobre todo a nivel de la mediana empresa, que una vez realizado el proceso de conversión, optimizará la toma de decisiones relativas a su negocio.

Teniendo en cuenta la importancia de la normatividad en cuestión, es necesario que la conversión hacia este nuevo sistema se lleve a cabo a través de personal experto y altamente calificado en el tema, que aseguren no solo la correcta implementación del mismo, sino también la comprensión de las grandes ventajas que conlleva para la organización, implementando estrategias que permitan generar valor agregado a partir de esta normatividad.